REVIEW

Pokémon: Detective Pikachu

La primera entrada del universo Pokémon en el cine live-action descansa desvergonzadamente en la gracia de Ryan Reynolds.

Foto: Warner Bros. Pictures

Por Maximiliano Torres / @amaxnopoder

Cuando se dice que una película es “solo para fans” se entiende que ellos son quienes más la disfrutarán, pero no necesariamente los únicos que la deberían disfrutar. Pokémon: Detective Pikachu (2019), la primera adaptación live-action de Pokémon, padece de esta desatención a la otra mitad del planeta que no se ha subido a este fenómeno. 

Luego de que el detective Harry Goodman (Paul Kitson) desaparece misteriosamente, su hijo Tim (Justice Smith) no se siente conforme con la versión oficial de su muerte e inicia una investigación independiente. Ayudándolo está el excompañero Pokémon de Harry, el detective Pikachu (voz de Ryan Reynolds, doblaje de José Antonio Macías), junto a quién iniciará un recorrido por Ryme City con los cameos más anhelados en la cultura pop. Lo siento Rita Ora, me refiero a los pokemones. 

Warner Bros. Pictures

De entrada, hay que decir que una cinta cuyo propósito declarado es agradar al público no puede ser inaccesible. No hace falta ser letrado en las especies de pokémones para disfrutar el desfile de personajes que el director Rob Letterman, cuyos trabajos previos incluyen la comedia animada El espantatiburones (Shark Tale) y la fallida Los viajes de Gulliver (Gulliver's Travels), organiza aquí. Como el protagonista virtual, Ryan Reynolds es la fuerza cómica que sostiene todo. El contraste de su voz cínica con la tierna rendición CGI de Pikachu es una bomba de one liners efectiva durante poco más de hora y media de duración. Si cerramos los ojos, es como estar frente a un Deadpool con boca apta para todo público. El problema es que hay que tener los ojos abiertos. Si la película descansa en la gracia vocal de Reynolds —un esfuerzo mínimo para su talento— digamos que descansa gloriosa y desvergonzadamente en él como si fuera camastro.

Cada nueva secuencia en Detective Pikachu está escrita como un pretexto para mostrarnos a algún pokemón entrañable, sin empujar la historia hacia adelante. Aquejada por lo que parece una eterna maldición que impide a los videojuegos tener consistencia cinematográfica, esta adición a la saga es plana en personajes, hueca en trama y, como franquicia, le faltaron cientos de hectáreas de construcción de mundo. El CGI es irregular: lujoso para recrear personajes, austero en el despliegue de secuencias de acción, en tanto que el look de cine negro que corresponde a la supuesta historia detectivezca que está narrando, tiene el acabado de un filtro de Instagram.

Warner Bros. Pictures

El reproche no es que si no conoces el fenómeno no te va a gustar. Más bien es que esta adaptación trabaja poco por iniciar a los no iniciados en Pokémon, con una historia que comienza asumiendo que todos sabemos lo básico de su universo. 

+ Lo mejor: La voz de Ryan Reynolds como Pikachu, por lo que es indispensable verla subtitulada.
– Lo peor: La trama. Para un guión que involucró hasta cinco escritores, se siente como un primer borrador. Después de ver a Omar Chaparro con un pequeño papel, tenemos la certeza de que no será el siguiente Eugenio Derbez.
? Dato curioso: De todas sus entregas (series de anime, películas, videojuegos, mercancía oficial, etc) esta versión es su primera live action.

> Veredicto

Pokémon: Detective Pikachu
Estados Unidos, 2019
Dir. Rob Letterman
con Ryan Reynolds, Justice Smith, Kathryn Newton, Ken Watanabe, Omar Chaparro
Estreno en México: 10 de mayo, 2019

Te puede interesar