REVIEW

LA LA LAND es la película que todos necesitamos

No podemos explicar con palabras lo perfecta que es ‘La La Land’, pero lo vamos a intentar.

Foto: Black Label Media
publicidad

Damien Chazelle nos devuelve la fe y nos recuerda lo bonito que es contar historias a través de la música, el color y una fotografía sublime. El director se ganó nuestras ovaciones de pie con Whiplash en 2014, pero revivir el género de las películas musicales con la destreza con la que lo hizo en La La Land es digno de venerar. Dénle play a City of Stars y continúen leyendo esta reseña.

Vía: Black Label Media

La La Land nos cuenta la historia de dos soñadores frustrados y cómo se encontraron para salvarse el uno al otro. Mia (Emma Stone) es una aspirante a actriz que trabaja en una cafetería dentro de los estudios Warner. Todos los días vive el sueño de alguien más, mientras va de mala audición en mala audición. Sebastian (Ryan Gosling) es un pianista amante del jazz, un género en decadencia, que sueña con revivirlo junto al club de jazz que alguna vez tuvo y que se ha convertido en su única meta de vida. Después de reencontrarse, estos dos inician un romance que muy pronto se convierte en el #RelationshipGoals de toda mujer que alguna vez ha soñado con tan siquiera poder hacer contacto visual con Ryan Gosling. Pero todo lo bueno llega a su fin y esta pareja no es la excepción. Sus sueños, o lo que ellos creían que eran, comienzan a hacerse realidad separándolos en el intento.

Vía: Black Label Media

Damien Chazelle es el director y guionista encargado de traer esta hermosa historia a la pantalla grande, pero jamás lo hubiera logrado de no ser por Justin Hurwitz, quien estuvo a cargo de la increíble música que protagoniza este musical y que desde que salimos de la sala del cine no podemos quitarnos de la cabeza. El comisionado para regalarnos escenas llenas con una perfecta paleta de color y vida en el planetario y en el muelle y en la calle y de noche y en todos lados es Linus Sandgren. Esta historia es lo que es gracias a la gente talentosa que aquí participa y que nos invita a soñar, a sacrificar y a ver cómo nuestros deseos se convierten en realidad. 

Vía: Black Label Media

La pareja protagonista es ya la pareja clásica contemporánea, su química es inigualable y convierten en oro todo lo que tocan, claro, con la guía y dirección correcta. Ryan Gosling te invita a replantearte todo y preguntarte cómo es que un hombre puede ser tan perfecto. No sólo es su físico, es el conjunto de todo su ser. Mientras canta, baila y toca el piano con destreza, Ryan da la interpretación del año. Emma Stone nos sorprende con su carisma y humor característico, mientras corre por la ciudad en vestido y tacones, cantando y bailando sin parar. Esta película hubiera sido muy diferente con la elección errónea de cast. Los papeles fueron creados para ellos y aunque no son LOS cantantes profesionales, logran cautivar con sus apasionadas interpretaciones. 

Vía: Black Label Media

Esta historia está dotada de hermosura cinematográfica, pero también de realidad, porque sí, es un musical sobre una historia de amor pero a través de la desesperanza y los sueños frustrados, de esos que todos experimentamos. La falta del típico final estereotipado es un respiro de aire fresco para nuestros corazones.

La La Land nos invita a soñar con lo que nos apasiona, a no dejarnos vencer ni guiar por los planes de alguien más. Nos habla sobre los sacrificios que se tienen que hacer para cumplir tus metas y nos presenta un tipo distinto y alternativo de lo que es un final feliz. Después de poder ver esta joya del cine, entendemos por qué ganó todos los Globos de Oro y por qué se va a llevar la noche de los Premios Óscar. Verla una sola vez sería un error garrafal. La escena final les dejará un nudo en la garganta, pero también un alivio en su interior.  

publicidad

Te puede interesar