REVIEW

Día de la Independencia: Contraataque

Primero lo primero, sin rodeos, Día de la Independencia: Contraataque (Independence Day: Resurgence, 2016) es bastante mala. Tiene cinco.

Foto: 20th Century Fox

Entrando a los detalles, primero los personajes: no existen vínculos emocionales con los personajes, principalmente por el mal trabajo de casting que se hizo y una mala dirección de Roland Emmerich. A pesar de que existen varios que ya conocemos y que regresan, tristemente vemos como todos sus rasgos, personalidad e incluso sus diálogos cursis y exagerados suenan completamente diferentes. Extrañamos a Will Smith, su carisma y ese poder de superestrella de Hollywood que sólo él podría haber proporcionado no aparece en ningún momento. ¿Por qué Will, por qué? Hoy sabemos que no te llegaron al precio, pero lo hubieras hecho simplemente porque la primera parte te lanzó al estrellato. Así de compas. 

Siguiendo con los personajes, trataron, de manera forzada, de darle un espacio a cada uno de ellos, pero terminan siendo tan breves esos momentos que en lugar de afianzarnos con sus historias y emociones, nos alejan. Nos da la impresión de que ninguno de estos actores y actrices querían participar en este proyecto, y creo que no estamos alejados de la realidad. Por ejemplo, Bill Pullman, quien tenía muchísimo sin aparecer en un gran blockbuster, tal vez necesitaba un poquito de dinero extra, el excéntrico Jeff Goldblum parece que ya encontró su zona de confort en las series televisivas y ni hablar de Judd Hirsch y Vivica A. Fox. En fin, durante gran parte de la película se ven aburridos, desilusionados y hasta tristes. 

La historia cuenta con demasiados giros. Por momentos te muestra algo maravilloso que te emociona, que hace que tus ojos se abran en su totalidad y en la siguiente escena, cae en algo absurdo y ridículo. ¡Decídanse, muchachos!

Sin embargo, no podemos negar que hay algo que nos gusta, tal vez el recuerdo de la primera. La memoria de esas emociones que nos hicieron sentir el asombro por los efectos visuales, frases y discursos inspiradores. En sí, aquella película que fue vista cuando teníamos 12 años, que aún nos maravillábamos por cosas que hoy ya no. Tal vez, si nuestro niño de 13 años viera la nueva versión, tendría una opinión muy diferente. 

Nuestro niño de 13 años opina lo siguiente: “De que me gustó, me gustó. Es Día de la Independencia llevada al extremo. Todo lo que mi imaginación deseó que la segunda parte trajera, lo trae y con mucha fuerza. Más y mayores explosiones. Más y enormes extraterrestres. Más héroes. Más batallas de naves, lásers, escudos de fuerza y trancazos y la inmensa nave madre, destruyendo a lo loco las ciudades y toda la humanidad corriendo por sus vidas, uniéndose para luchar otra vez en una guerra imposible de ganar. Claro que hay cosas que no me gustaron, pero esas cosas no hicieron que quitará mis ojos de la pantalla y que me divirtiera muchísimo. Lo digo muy en serio. Si su objetivo era entretenerme, lo logró, y por mucho.”

Gracias, niño de 13 años, por tus palabras. Trataremos de invitarte más seguido al cine, nos hacen falta tus ojos y sencillez.

Te puede interesar