REVIEW

El peluquero romántico

En ‘El peluquero romántico’, Iván Ávila Dueñas captura el proceso de redescubrimiento de un singular personaje de la CDMX.

Foto: Alfhaville Cinema

Víctor (Antonio Salinas) está en un punto de inflexión: después de la muerte de su madre, el vacío por el duelo lo hace observar con detenimiento su vida. Al mismo tiempo que se hace consciente de su actuar en el día a día, la cámara nos invita a acompañarlo en un singular proceso de redescubrimiento a través del trabajo del director mexicano Iván Ávila Dueñas en El peluquero romántico (2016).

Con una estética nostálgica y con referencias a la época en donde el cine y la ciudad consolidaban su identidad respecto a la “mexicanidad”, Víctor pasa sus días entre su casa, su afición a las películas y la música viejas, la bebida y su peluquería. En ellas encuentra un sentido de pertenencia que parece no identificar con sus contemporáneos: él es la representación del alma vieja en un cuerpo joven.

Alfhaville Cinema

Esta preocupación por el tiempo adquiere una injerencia en niveles muy precisos y particulares en El peluquero romántico: en primera instancia, la insistencia de Víctor por adherirse a un tiempo que no le pertenece da carta libre para que el director juegue con aspectos básicos formales como el diseño de arte, vestuario e incluso, a nivel actoral: tanta es la pasión del protagonista por las películas viejas que su voz tiende a la parsimonia, un ritmo y una entonación que parecen sacadas de una grabación vieja.

Con estas precisiones como base, Ávila Dueñas extiende a niveles insospechados la presencia del tiempo: como pequeñas irrupciones en Víctor (el espectador puede deducir que el personaje sufre algún tipo de ataque/lapsus), se rompe la linealidad en la historia para atestiguar cómo la escena y lo que vive Víctor en ese momento, se fragmenta hacia otro tiempo, otro espacio y también a otro formato. De esta manera, literal y metafóricamente, Víctor queda “atrapado en el tiempo” por unos instantes.

Alfhaville Cinema

Estos rompimientos toman más y más terreno y, de repente, la historia sobre un hombre solitario que trata de sobrellevar el duelo, se abre a dos narrativas: de la nostalgia y la romantización exacerbada del pasado, a una pausa de tiempo en otro país para conocer a un Víctor que, de un momento a otro, se convierte en heredero de una casa en Brasil. Cuando el personaje abandona la Ciudad de México, la cuna y la potencializadora de sus lapsus, El peluquero romántico agencia elementos del cine experimental que mantiene su interés por el tiempo y sus implicaciones.

En Brasil, el duelo es ahora un vehículo de búsqueda por sus raíces, una sensación de estabilidad y seguridad que la ciudad nunca le dio, y que ahora le ofrece redescubrir otras relaciones y otros espacios pero, eso sí, siempre junto a su peluquería: su portal para abrirse camino en el tiempo.

Alfhaville Cinema

+ Lo mejor: La película logra una atmósfera de nostalgia de querer vivir y sentir otro tiempo que no sea el de ahora.

– Lo peor: La película insiste (tal vez demasiado) en hacernos ver que la vida de Víctor es común y corriente.

? Dato curioso: Tres años después de su proyección en el FICM, la película de Ávila Dueñas logra abrirse pase en la cartelera.

> Veredicto: Solo si eres fan.

El peluquero romántico
México, 2016
Dir. Iván Ávila Dueñas
con Antonio Salinas, Brenda Castro, Carlos Valencia, Sara Juárez
Estreno en México: 21 de junio, 2019

Te puede interesar