RECOMENDACIONES

Narcos México: ¿Qué pasó con los ‘narcojuniors’ en la vida real?

La tercera entrega de Narcos: México retrata la opulenta vida de los ‘narcojuniors’. Aquí te decimos qué fue de ellos en la vida real

Foto: Netflix
publicidad

Narcos: México (2018) sigue ganándose toda la atención del público en su tercera entrega, en la que pudimos ver a Bad Bunny representando a Everardo Arturo Páez, “Kitty”, encargado de reclutar a quienes se les conocería como “narcojuniors”.

Este grupo surgió en la década de los 90 y estaba conformado por jóvenes provenientes de familias adineradas, quienes eran seducidos por el narcotráfico con la promesa de llevar una vida llena de lujos y opulencia.

En la serie Narcos: México, es el intérprete de “Callaita” quien da vida a “Kitty” del Cártel de Tijuana, personaje que se dedica a reclutar a jóvenes menores de 35 años bajo la tutela de Ramón Arellano Félix.

 

Como se aprecia en los primeros episodios de la serie, estos chicos eran leales a su capo y no temían recurrir a la violencia con tal de seguir sus órdenes. Además, su rol principal era pasar droga a los Estados Unidos sin levantar sospechas.

Dentro del grupo de los “narcojuniors” estaban Emilio Valdes Mainero, Alejandro Hodoyan Palacios, Eduardo León, Gustavo Miranda Santacruz, Fabián Martínez y los hermanos Endir y Henain Meza Castaños.

 

¿Qué pasó con los narcojuniors en la vida real?

Durante un operativo en 1997, “Kitty” fue capturado por las autoridades y extraditado a Estados Unidos en calidad de testigo protegido; se dice que su detención ayudó a la captura momentánea de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Un par de años antes de este suceso, el grupo de jóvenes comenzó a desafiar a los mismos Arellano Félix por el manejo de tráfico de drogas, lo cual dio pie al asesinato de los hermanos Endir y Henain Meza Castaños y, posteriormente, el de Gustavo Miranda Santacruz.

 

Otro personaje inspirado en la vida real es el de Alejandro Hodoyan Palacios, “El Álex”, quien era hijo de una familia bien acomodada de Tijuana. Fue acusado de violación a la Ley contra la Delincuencia Organizada, delitos contra la salud y portación de arma de fuego mientras cursaba apenas el quinto semestre de Derecho.

“El Álex” fue detenido en 1996 en el Aeropuerto de Guadalajara y en febrero de 1997 agentes de la DEA lo trasladaron al Aeropuerto de Brownfield, pero lo liberaron días después. En marzo de 1997 desapareció en un estacionamiento de Tijuana y se desconoce su paradero desde ese entonces.

Este sería el fin de los “narcojuniors”, muchos de los cuales perdieron la vida por presuntos “ajustes de cuentas” a manos de los mismos integrantes del cártel, dejando como único sobreviviente a “Kitty”.

publicidad

Te puede interesar