RECOMENDACIONES

8 películas que fracasaron en un inicio, pero después alcanzaron estatus de culto

Aunque en su momento la crítica no favoreció a estas películas, el tiempo las convirtió en grandes íconos de cine de culto.

Foto: Sector Cine
publicidad

Hay películas que solo el tiempo reivindica. De esas cintas que, tanto la crítica como los espectadores, destruyeron en su época de estreno, pero que el paso de los años les favoreció tanto, que se convirtieron en piezas culto.

Desde extrañas obras de ficción hasta cintas de terror que oscilan en lo “camp”, estas historias son esenciales y todo cinéfilo debe verlas alguna vez en su vida.

¿Estás de acuerdo con nuestra selección de películas de culto?

Dune (1984)

Dune fue considerada por mucho tiempo la peor película dentro de la filmografía de David Lynch y referencia de una pésima adaptación de libro a película, sin embargo, hoy por hoy es uno de los tesoros de la crítica.

La evolución de los personajes parecía incomprensible y la trama errática, sin embargo, el irrefutable talento de Lynch se ve plasmado en la cinta y en sus imágenes impactantes y su sentido onírico. Veremos cómo le va a la nueva versión de Dune de Villeneuve.

 

Fear and Loathing in Las Vegas (1998)

Basada en la novela del periodista Hunter S. Thompson, la historia trata sobre un viaje al desierto para llegar a Las Vegas, y aunque es por muchos considerada no solo un clásico, sino la mejor película de Johnny Depp.

La locura psicodélica tuvo una pésima recepción en un primer momento y fue un rotundo fracaso económico y en la crítica, en gran parte por sus desfases y por la interpretación “caricaturesca” de Depp sobre el periodista.

 

Del Crepúsculo al Amanecer (1996)

Esta es una de esas películas que solo de escuchar la trama, vas a sentir que vas a ver una pésima película: delincuentes y vampiros en un México pintado por Robert Rodríguez y Quentin Tarantino.

El resultado no solo no es malo, sino todo lo contrario, el ojo del director y elenco de impacto (Salma Hayek y George Clooney) la convirtieron en una pieza bizarra y sorprendente que no te puedes perder si aún no la has visto.

 

El Gran Lebowski (1998)

En su momento, esta película fue un fracaso en taquilla. Recaudó solo 46 millones de dólares de los 15 que costó su producción. Hoy, el tiempo la ha puesto en su lugar y es una de las películas de culto de los hermanos Coen más reconocidas y más apreciadas por los fanáticos.

La delirante pieza también dio pie a uno de los personajes del cine más legendarios: el desaliñado, algo hippie, vago y loco, The Dude.

 

Donnie Darko (2001)

Lejos de haber sido un éxito en taquilla, las distribuidoras no estaban nada convencidas de mover esta película, hasta que el mismísimo Christopher Nolan acudió al estreno y convenció a todos de que Donnie Darko era una joya que no podía quedar en la oscuridad.

Así es como la historia de un adolescente perturbado y su amigo imaginario, un terrorífico conejo, le advierte sobre el inminente y cercano fin del mundo.

 

Snakes on a Plane (2006)

Tan mala, que es buena. Así la recibieron los fans al escuchar la absurda trama que describe el título; sin embargo, el morbo fue el motor que llevó a la mayoría de la gente a la cartelera y el resultado no es del todo malo, por lo que se suma a la lista de películas de culto inesperadas.

Si bien la crítica y los espectadores no han reivindicado esta película por completo, no descartemos que terminen por hacerlo, además, la presencia de Samuel L. Jackson en pantalla siempre será un gusto.

 

 

Jennifer´s Body (2009)

Incomprendida en su tiempo, esta pieza protagonizada por Megan Fox fue más bien una película adelantada a su tiempo y es ahora considerada como parte del culto del cine feminista.

Puede que a primera instancia es como una pieza de soft porn encabezada por la mujer más sensual y más cosificada de aquel tiempo, pero la producción y guionismo están a cargo de Diablo Cody y Karyn Kusama, dos mujeres que reivindican la película desde una narrativa femenina.

 

 

Ghost Ship (2002)

Este remake de El Barco de la Muerte, de los años ochenta, tiene una estructura narrativa poco deseable, el guión es por demás, predecible y convencional y la trama no ofrece mucho nuevo. Sin embargo, Ghost Ship logró consolidarse como un clásico del terror gracias a sus inmejorables efectos visuales, que sorprendieron a espectadores y críticos.

Recientemente también tuvo un nuevo auge gracias a su inclusión en Netflix.

 

publicidad

Te puede interesar