RECOMENDACIONES

6 remakes del Cine de Oro que fueron tan buenos como la película original

Estas historias trascendieron fronteras y sus personajes fueron tan buenos como en las cintas originales

Foto: Escena de El Gran Calavera, Warner Bros.
publicidad

A muchos de nosotros cuando nos dicen la palabra “remake” en el cine queremos hacer como que no escuchamos nada; pero muchas veces, los remakes son películas tan buenas que, o bien llegan a sobrepasar a su original, o alcanzan el nivel de sus predecesoras. 

Por esos motivos, aquí te dejamos una lista de remakes que no te defraudarán, dales una oportunidad, te prometemos que te encantarán. 

 

  1. El Gran Calavera (1949) y Nosotros Los Nobles (2013):

Hace 72 años, Luis Buñuel dirigió una de las películas más taquilleras del Cine de Oro. Experimentando con un género que no era el suyo –la comedia–, Buñuel logró plasmar en una simple historia en donde el patriarca de la familia, estelarizado por Fernando Soler, hace creer a su parentela que ha perdido toda la fortuna y ahora cada quien tendrá que buscar la forma de salir adelante.

Nosotros Los Nobles, estrenada en 2013, fue también todo un éxito en taquilla. Esta vez dirigida por Gary Alazraki y llevando la esencia de la comedia de mediados de siglo pasado, al nuevo milenio. 

Esta cinta fue tan exitosa en México, que otros países pensaron que adaptarla a otras culturas podía ser provechoso. Este es el caso de Italia, con su adaptación Belli Di Papa (2015) y Malcriados (2016) en Colombia.

  1. Salón México (1949) y Salón México (1996):

Este clásico del Cine de Oro que rompió con el estigma de los cabarets y la vida nocturna de la Ciudad de México a mediados del siglo pasado, tuvo un remake a mediados de los noventa.

En la nueva versión, una joven María Rojo sustituyó a la leyenda Marga López y Manuel Ojeda a Miguel Inclán, quien con su papel en la versión de los cuarenta conmovió a todo México con su papel de un policía de barrio sencillo y honesto. 

Edith González también tuvo una participación en la nueva película. La actriz interpretó a la amiga y compañera de María Rojo, un apoyo sin duda útil, pues en la primera película, la acometida Marga López sufre un sin fin de injusticias que le rompen el corazón a cualquiera. Si quieres saber más sobre el paso de Edith González por la pantalla grande, no te pierdas este sábado a las 8:30 pm el programa “Fernando Colunga a Edith González: Nunca te olvidaré” por el canal Tlnovelas. 

  1. Cuando Los Hijos Se Van (1941) y Cuando Los Hijos Se Van (1969):

La película original de 1941 tiene una de las tramas y uno de los finales más novedosos en la historia del cine mexicano. Sara García y Joaquín Pardavé pierden a su hijo, pero no por la muerte o por un viaje inesperado, sino porque sus estrictas normas morales llegaron al punto de que el joven abandonara a sus padres. 

Parece que la historia fue tan exitosa que trascendió fronteras temporales casi tres décadas después de su estreno. Llama la atención que la película con una enorme carga moral sobre los padres se repitiera a finales de los sesenta, cuando los movimientos estudiantiles y la liberación sexual estaban en su mayor auge.

  1. Hasta el Viento Tiene Miedo (1968) y Hasta el Viento Tiene Miedo (2007):

La primera película fue escrita y dirigida por una de las leyendas del cine mexicano, Carlos Enrique Taboada. En ella, el director reivindicó el papel de la mujer en el cine de terror, haciéndola la protagonista y la única heredera del género cinematográfico. 

En la película más reciente, protagonizada por Martha Higareda, la trama de la película intenta ser la misma pero la historia da un giro inesperado, recreando un triángulo amoroso entre la directora de la institución para señoritas, una maestra y una alumna. El mismo Taboada pensó en añadir este elemento en su película original, pero lo consideró demasiado arriesgado para la época. 

  1. Doña Perfecta (1951) y Doña Perfecta (1977):

Definitivamente, una de las películas más representativas de Dolores del Río, esta es otra cinta que opone los valores progresistas de la época con la moral cristiana. En ella, Doña Perfecta (del Río) intenta romper el romance entre su sobrina y un hombre que viene a retar todos los preceptos de la mujer madura. 

Su éxito fue tan grande que se hizo un remake, no en México, sino en España, pero algunas décadas más tarde durante los setenta.

  1. Allá En El Rancho Grande (1936) y Allá En El Rancho Grande (1949): 

La primera, protagonizada por Tito Guizar y Esther Fernández, fundó el género de comedia ranchera en México. Fue definitivamente un parteaguas en la historia del cine, ya que sin esta película, cintas como Así Se Quiere en Jalisco (1942) o Los Tres García (1947) nunca hubieran visto la luz. 

En un México posrevolucionario, esta película tuvo una segunda oportunidad en 1949, ahora interpretada por Jorge Negrete, el hombre que le dio voz al bajío mexicano. 

publicidad

Te puede interesar