RECOMENDACIONES

10 personajes que odiábamos de niños y adolescentes y ahora nos representan

De niños soñábamos con ser como Simba, sin saber que al crecer nos transformaríamos en Zazú

Foto: Sector Cine
publicidad

Es verdad que cuando éramos niños queríamos escapar de la realidad, y de jóvenes comernos al mundo, pero cuando la vida adulta nos golpea por primera vez y nos damos cuentas que somos como cualquier otro ser humano que paga renta cada mes, que debe hacer filas en el banco cuando la tarjeta de crédito tiene irregularidades, y sobre todo, –el diablo– ¡cuando tenemos que declarar impuestos!, nos damos cuenta que las lecciones aprendidas de los protagonistas de nuestras historias favoritas, en realidad, son solo una fantasía o están en un futuro muy lejano, para no ser pesimistas.

En cambio, cuando ya tenemos una cierta edad –por lo menos más de 25– y enfrentamos la vida adulta en todo su esplendor, es imposible que no recordemos a esos personajes de la ficción en el cine que nos representan, Honestamente, ¿quién no se ha sentido como Miss Norbury en Mean Girls (2006) más de una vez en la vida?

Aquí te dejamos la lista definitiva de los personajes que nos representan a todos mientras intentamos sobrevivir a la vida como adultos “responsables”.

 

1. Sebastián de La Sirenita (1989):

Sebastián es uno de esos personajes que de niños nos exasperaba. No dejaba en paz a Ariel y solo le veía el lado malo a las cosas. ¡Error! Sebastián solo quería conservar su trabajo con el tirano del rey del mar que Ariel tenía como padre, y sobre todo, le daba buenos razonamientos a Ariel para permanecer como sirena, como el hecho de que era una princesa y tenía a todo el océano a su servicio.

2. Zazú de El Rey León (1994):

¡Pobre Zazú! todos lo odiábamos de niños, pero al igual que Sebastián solo intentaba hacer su trabajo, el cual, si lo pensamos bien, no solo era desesperante, sino también patético: ¿cuidar a un príncipe mimado para que no le pase nada por sus impertinencias? No gracias. 

3. Mushu en Mulán (1998):

Este personaje es todos y cada uno de nosotros cuando nos proponemos hacer algo sin importar las consecuencias. A veces no somos la estrella de la historia, pero hacemos lo posible porque nuestro trabajo sea perfecto hasta el final.  

4. Arquímedes en La Espada En La Piedra (1963):

¿Cuántos de nosotros ya no tenemos paciencia para aguantar la ingenuidad y la inmadurez de las demás personas? Todos somos ese pequeño búho llamado Arquímedes.

5. El Conejo Blanco de Alicia En El País De Las Maravillas (1951):

No estamos mintiendo, incluso en cuarentena, ¿quién no corre de la cama al escritorio porque ya va tarde al trabajo? Todos hemos sentido la ansiedad por la prisa desproporcionada que se vive en la vida adulta para llegar a cualquier lugar.

6. Din Don en La Bella Y La Bestia (1991):

Cuando todo mundo parece irracional y estúpido, muchas veces lo único que nos queda es actuar como Din Don, refunfuñar y decir “te lo dije” un sin fin de ocasiones. 

7. Richard Kneeland en Si Yo Tuviera 30 (2004):

El miedoso y desesperado jefe de Jenna es la encarnación de todos nosotros como adultos. Reprimiendo nuestros deseos más grandes a cambio de lograr el éxito profesional.

8. Nigel en El Diablo Viste A La Moda (2006):

Al igual que Nigel, todos hemos sentido, aunque sea una vez en la vida adulta, los logros por la perseverancia y la paciencia en el trabajo, pero también las desilusiones más fuertes. 

9. Sharon Norbury en Mean Girls (2004):

¿Comer una docena de donas antes del desayuno en un día laboral cualquiera?, ¿quién honestamente no lo ha hecho? ¡Todos somos Miss Norbury!

10. Ms. Perky en 10 Cosas Que Odio De Ti (1999):

¿Quién no se ha sentido atorado en un trabajo desagradable y decide incursionar en un proyecto aparte para soltar toda esa ansiedad y el estrés de la vida adulta? Incluso comenzando a escribir una novela erótica, como es el caso de Ms. Perky.

 

publicidad

Te puede interesar