OPINIóN

Tony ‘El Caníbal’ es la mejor parte de Matando Cabos 2 y estas escenas lo confirman

Matando Cabos 2 trajo de regreso a una de las duplas más queridas del cine mexicano: la de Joaquín Cosío y Silverio Palacios

Foto: VIDEOCINE
publicidad

Matando Cabos 2: La Máscara del Máscara (2021) por fin llegó a Prime Video y, aunque las opiniones de los fans están divididas, es imposible negar que Tony “El Caníbal” es la mejor parte de esta historia.

Aunque gran parte del reparto original no figura en este spin-off, una vez más las actuaciones de Joaquín Cosío como “Mascarita” y Silverio Palacios como Tony “El Caníbal” se llevaron la película.

El papel de Palacios es totalmente formidable y, desde la primera cinta, “El Caníbal” se ganó nuestro corazón por su personaje legendario, que no habla, pero cuyos gestos y acciones nos hacen reír y enternecer hasta decir basta.

SPOILERS a partir de este momento.

 

En esta entrega, “El Mascarita” y su escudero Tony “El Caníbal” tendrán como misión vengar la muerte del padre del primero y encontrar su máscara de luchador, para lo cual se tendrán que enfrentar a nuevos maleantes, dejando un río de sangre a su paso.

Estas son algunas escenas clave de Matando Cabos 2:

 

Cuando aparece para salvar al “Mascarita” del ataque en su gimnasio

Casi al inicio de la película, un grupo de misteriosos hombres –entre ellos un particular organillero– llega al gimnasio de “El Mascarita” para destruirlo y asesinar a todos los que están adentro. Al final de la escena llega Tony “El Caníbal” para rescatar a su jefe con su sonrisa de dientes perfectamente afilados, por lo cual, los maleantes tienen que huir.

 

Su interacción con el mimo

Los dos protagonistas buscan a los criminales en una plaza, así que se separan. En este momento Tony “El Caníbal” encuentra a un mimo y tiene una interacción muy tierna con él, pues nadie sabe como comunicarse sin palabras mejor que el personaje. Además lo vemos disfrutando un esquite, algo con lo que cualquier mexicano se puede identificar.

 

Cuando descubre su parentesco con Eli

Mientras “El Vato con Botas” lucha contra Eli, Tony “El Caníbal” la reconoce como su hija, no solo por su manera impecable de luchar, sino por sus afiladísimos dientes. Uno de los momentos más emotivos y divertidos de la película, pues padre e hija demuestran que son duo mortal si se ven amenazados.

 

Cuando se revela que es –casi– indestructible

Durante otro ataque al gimnasio, “El Caníbal” está al borde de la muerte, y la película revive los mejores momentos del “Mascarita” y Tony juntos, escena que nos sacó varias carcajadas por las aventuras de los personajes fuera de su faceta ruda.

Con lágrimas en los ojos, “El Mascarita” lo entierra, pero olvida que nuestro héroe es casi invencible y logra recuperarse de sus heridas.

 

Su enfrentamiento final

Durante la última pelea de la película, Tony vence a una serie de enemigos, entre ellos “El diputado”, “El taquero”, “La generación de 1973 del Cumbres”, “El viejo lesbiano” y “El cosplayer” y logra salvar a su hija Eli, dándole un final feliz a esta nueva historia para el personaje.

publicidad

Te puede interesar