OPINIóN

Toña Machetes: La historia de la película que María Félix se rehusó a protagonizar

La película marcaría el regreso de María Félix al cine, después de una década alejada de la pantalla

Foto: PHILIPPE HALSMAN/VERANDA
publicidad

Para la década de los 70, María Félix se había retirado de la pantalla, sin embargo, en los 80 había un proyecto que podría traerla de regreso: la película Toña Machetes, basada en la novela de Margarita López Portillo.

Por meses la prensa se la pasó reportando los avances de la producción; se hablaba de una inversión millonaria y de increíbles cineastas involucrados como Raúl Araiza, Gabriel Figueroa y Ricardo Garibay como guionista.

Al final de cuentas el rodaje se canceló, lo que desató muchos rumores que culpaban a La Doña del fracaso del proyecto, pero, ¿qué ocurrió en realidad?

 

En un inicio, María Félix estaba convencida de que este filme era perfecto para ella porque el personaje creado por López Portillo era casi autobiográfico, empataba perfecto con su historia de vida y su visión , así que era imposible negarse a esta oferta.

Se dice que la trama iba a incluir escenas filmadas en Guadalajara y en París y sería la misma diva quien pondría su vestuario, para destacar aún más las semejanzas del personaje con ella. 

Para cuando se anunció la película, la actriz ya había recibido 3 millones de pesos como anticipo por su trabajo y ya se estaban escribiendo varias versiones del guión, lo que detonó algunos problemas.

De acuerdo a Proceso, aunque Garibay había trabajado de cerca con La Doña, el guión oficial estaba siendo escrito por Jorge Patiño, según confirmó Benito Alazraki, entonces director de Conacine. 

 

Por si fuera poco, la autora estaba convencida de cambiar a Araiza por un director español, lo que desató la indignación de María Félix, quien solamente había aceptado la propuesta porque sería una producción completamente mexicana.

Ella aseguró que no participaría si no se respetaba este acuerdo.

A partir de aquí todo queda en especulaciones, algunos dicen que finalmente el costo de la cinta estaba sobrepasando lo esperado, así que mejor se destinó el presupuesto a otras películas. 

 

Otros rumores apuntan a un conflicto entre la Diva del Cine de Oro y López Portillo, específicamente por el tema de los realizadores extranjeros y una demanda por incumplimiento de contrato.

Después del escándalo, Toña Machetes se retomó y en 1985 se estrenó una versión protagonizada por Sonia Infante, quien destacó por sus propios méritos al compartir pantalla con Andrés García e Ignacio López Tarso.

Aún así, es imposible negar lo mucho que La Doña influyó a este personaje, desde el vestuario, la forma de hablar y su increíble porte.

publicidad

Te puede interesar