OPINIóN

Te explicamos el final de Malignant y la verdadera identidad del asesino de la película

James Wan nos dejó con más preguntas que respuestas con esta película de terror inspirada en el subgénero ‘giallo’

Foto: WB
publicidad

El final de Malignant (2021) dividió a la crítica y fans del cine de terror, pues mientras unos odiaron la nueva película de James Wan, otros aplaudieron su originalidad y aseguraron que tiene potencial de convertirse en un filme de culto. 

En cualquier caso, lo cierto es que el “plot twist” sucede tan rápido –y de forma tan bizarra– que es posible que hayan quedado algunas dudas de su significado. Por eso te presentamos un análisis del desenlace de la cinta. 

Ojo, SPOILERS a partir de ahora. 

 

La historia nos presenta a Madison (Annabelle Wallis), una mujer que sufre violencia en su matrimonio hasta que una noche ella y su esposo son atacados por una misteriosa figura. Él muere brutalmente y ella pierde a su bebé, por lo que regresa a casa con un fuerte trauma por lo que sucedió.

En su nueva y solitaria vida, Madison comienza a tener extrañas visiones sobre asesinatos que ocurren en la vida real, así que va con la policía a reportar la situación, pero termina siendo la principal sospechosa del caso.

La investigación de los detectives Shaw y Moss los lleva a conectar el pasado de la protagonista con una controversial clínica de cirugías reconstructivas, lo cual detona el principal giro de la historia.

 

Con ayuda de una hipnotista se revela que la madre biológica de Madison (o Emily) se la entregó a la Dra. Weaver en adopción y ella se vio obligada a hacer un delicado procedimiento cuando descubrieron que la pequeña tenía un peligroso gemelo… o algo así.

 

¿Quién es Gabriel, el villano de Malignant?

En un inicio parecía que Gabriel era el amigo imaginario de Madison o incluso una entidad paranormal, pero resultó ser una presencia muy real, pues técnicamente es un parásito que creció junto con el embrión de Madison. 

Los dos estaban conectados en el mismo cuerpo pero él tenía una mente propia con tendencias violentas, así que los médicos lo removieron como si fuera un tumor. Aunque no contaban con que parte de su conciencia se quedaría guardada para siempre en el cerebro de la niña.

 

A veces le hablaba y la trataba de incitar a cometer crímenes, pero ella logró reprimir su influencia todo este tiempo… hasta que en un arranque de ira de su esposo la golpeó en la cabeza, despertando nuevamente a Gabriel. 

Esto explica por qué Madison entraba en episodios de parálisis, en los que su “hermano” era el dominante y cometía asesinatos utilizando el cuerpo de la protagonista. 

Al final ella logra recuperar el poder de su cuerpo para salvar a su hermana, Sydney, lo cual deja la puerta abierta para el posible regreso de Gabriel en el futuro. Aunque por la extraña naturaleza de la cinta no es seguro que los estudios decidan invertir en una secuela.

¿A ti qué te pareció el final de Malignant?

publicidad

Te puede interesar