OPINIóN

Rompiendo estereotipos: El largo camino que Salma Hayek ha tenido que recorrer en Hollywood

De Coatzacoalcos, Veracruz a ícono internacional y esposa de un magnate de la moda

Foto: Revista Fama, Youtube, Quien
publicidad

A muchos de nosotros nos pasa que de pronto escuchamos algún rumor nuevo sobre Salma Hayek. Que si ya está produciendo una película o una nueva serie, que si dijo algún comentario irónico y súper gracioso durante alguna entrevista, o incluso, si algún posteo de Instagram le hizo el día a millones de personas alrededor del mundo. 

Y es que en efecto, son millones de personas las que admiran a la mexicana nacida en Veracruz, pero, ¿Cómo logró obtener la fama de la que ahora goza? la respuesta es muy sencilla: rompiendo estereotipos. 

Ahora te decimos a qué nos referimos con esto, pero si quieres conocer más sobre su historia, no te pierdas mañana, sábado 6 de marzo a las 20:30 horas, el programa Teresa Frente A Teresa: Salma Hayek y Angelique Boyer, dos actrices en una sola personalidad, por el canal tlnovelas

Desde muy pequeña, Salma se distinguía por ser una niña activa y bastante desobediente. En su ciudad natal, sus padres la inscribieron en el colegio Margarita Olivo Lara. Durante la transmisión de un programa de La Historia Detrás Del Mito, entrevistaron a una de sus profesoras de la infancia, Margarita Flores, quien dijo que Salma “fue una niña muy alegre, muy preguntona”, pues todo quería saber. Fue reina de la primavera y constantemente le pedía a su maestra “a mí enséñame a caminar, yo no quiero caminar como cualquiera”, declaró la educadora. 

Salma nunca la pasó muy bien en la escuela porque no era como las demás niñas. tenía un carácter independiente y retador. Se dice que a los 15 años Luis Miguel cantó en su fiesta y desde ahí son grandes amigos. Cosa que es bastante creíble, pues Salma proviene de una familia adinerada de Veracruz. 

Decidió estudiar en la Ciudad de México en la Universidad Iberoamericana, pero la carrera de Relaciones Internacionales no la convenció, ya que desde niña se profesaba ser famosa, ella quería ser actriz. 

Incursionó en Televisa con un papel secundario en la telenovela Nuevo Amanecer (1988), pero se transformó en un verdadero ícono con Teresa (1989). Ahí encarnó al despiadado personaje principal que después tuvo un remake en 2010 con Angelique Boyer. 

No se quedó más tiempo en México, Salma tenía muy claro que lo suyo era triunfar en la pantalla grande y en la industria multimillonaria del país del norte. 

En Estados Unidos sufrió toda clase de maltratos, castings que no pasaba pues su acento no era deseable y su etnicidad solo le conseguía papeles pequeños como empleada doméstica. Hasta que llegó su primer golpe de suerte, pues en 1995 protagonizó junto a Antonio Banderas la cinta Desperado. Salma se valió del gusto por la cultura latina que estaba tan de moda en esos años y logró aparecer de nuevo en el cine, ahora en la cinta From Dusk Till Dawn (1996), junto a George Clooney y Quentin Tarantino. Su interpretación como Satanico Pandemonium hizo que todas las miradas se pusieran sobre la joven actriz. 

Salma no olvida ese pasado tortuoso en los 90, pues en entrevistas recientes ha hablado abiertamente sobre malas experiencias con Hollywood. Por ejemplo, en una entrevista con Vogue, la actriz reveló que solo Armani se atrevió a vestirla para la alfombra roja: “La primera vez que fui a los Oscar llevaba un vestido muy sencillo –en ese momento no mucha gente quiso vestirme porque yo no era tan conocida–, así que estoy muy agradecida con el señor Armani por apoyarme al inicio de mi carrera”. 

Salma también mencionó en la entrevista que dejó de escuchar al equipo de expertos que la rodeaban y siguió sus instintos, esos instintos que ha tenido desde que era una niña. “Decidí usar una tiara en mis primeros Oscar y no me importó, pero, ¿saben qué pasó después de ese momento?, ¡todas comenzaron a usar tiaras!, y nunca nadie me ha dado el crédito por ello”. 

En 2002, Salma decidió producir su primer gran éxito, llevando a México siempre en el corazón llevó a la pantalla grande a Frida. Esta cinta le valió la nominaciones a mejor actriz en los Oscar y en los Golden Globes, entre otros premios más. 

En 2009 contrajo matrimonio con el multimillonario francés, François-Henri Pinault, quien tiene una fortuna estimada en más de 7 mil millones de euros y también está a cargo del conglomerado Kering, al que pertenecen algunas de las marcas de moda más prestigiosas del mundo como Gucci e Yves Saint Laurent. Desde ese día, Salma recibiría el título de ícono de la moda que había merecido desde hace mucho tiempo. 

Quien

En una entrevista para El País, Salma dijo estar muy molesta por los comentarios que la gente hace sobre su matrimonio con el magnate: “Mucha gente está muy sorprendida de que me haya casado con quien me casé. Ahora algunas personas se sienten intimidadas por mí. Pero esa es otra forma de mostrar el racismo. No pueden creer cómo terminó esta mexicana y se sienten incómodos a mi alrededor”. 

Otra forma de demostrarle al mundo que nunca dejará de hablar cuando algo le parezca incorrecto sin importar lo que piensen de ella. 

Por todas estas razones y más Salma siempre tendrá un lugar especial en los corazones de todos los mexicanos. El sueño americano está encarnado en esta pequeña y guapísima actriz, quien estamos seguros, nunca dejará de darnos sorpresas. 

publicidad

Te puede interesar