OPINIóN

¿Qué tiene que ver Rusia con Cantinflas? Al parecer mucho más de lo que nos podríamos imaginar

El talento del comediante mexicano probablemente no habría sido conocido por nadie sin la comunidad rusa en México

Foto: Escena de Distrito Comedia
publicidad

Imagina la Ciudad de México a principios del siglo pasado, con una industria del cine que estaba a punto de despegar a niveles inimaginables y con el único confort del entretenimiento que se conocía en esos días, el teatro.

No todos tenían la fortuna de entrar a los salones del Palacio de Bellas Artes para disfrutar de las puestas en escena. El entretenimiento, para la mayoría del pueblo, estaba en la calle, siendo más exactos, en las representaciones callejeras que se estrenaban durante las noches. 

Durante los años que siguieron a la Revolución Mexicana, hasta pasada la década de los cincuenta, la gente en los barrios observaba esporádicamente, mientras pasaba de frente, cómo un camión destartalado se detenía en una esquina y bajaba cuerdas, tablones, lonas y un escenario aparecía en poco tiempo frente a los ojos de todos. El pregonero aprovechaba la ocasión para cantar y anunciar la cartelera del espectáculo y presentaba a los artistas que harían reír y llorar a los espectadores.

Contraréplica

A estos teatros ambulantes se les conocía como “carpas”, y Mario Moreno, Cantinflas, comenzó su carrera presentando sus números de comedia en este circuito de teatros del pueblo. 

En 1923, en el puerto de Manzanillo, Colima, llegó a México el comediante ruso Gregor Ivanov con su esposa Ana Zukova y sus tres hijas, Olga, Tamara y Valentina. En la Ciudad de México, Ivanov fundó la Carpa Valentina y al poco tiempo, en 1929, el inmigrante ruso acogió a Mario Moreno y al comediante lituano Shilinsky como parte de sus estrellas del espectáculo nocturno.

Como comediante, Mario Moreno crecía continuamente, hasta que un día, según dice la leyenda urbana, Mario subió al escenario sin recordar su monólogo y comenzó a interpretar a un personaje que simplemente decía cosas sin sentido. La gente lo vitoreó y rió durante toda la interpretación, pero también le gritaban la vieja y extinta expresión: “¡Cuánto inflas!”, inflar se interpretaba como estar bajo la influencia de intoxicantes, como el alcohol.

Escena de Ahí Está El Detalle

Otra leyenda urbana cuenta que fue gracias Shilinsky que Cantinflas perfeccionó su técnica, y esto puede ser totalmente cierto, ya que los dos convivieron durante gran parte de su juventud y se transformaron más tarde en parientes políticos.

Después de que ambos comediantes fueron apadrinados por Gregori Ivanov, más tarde se casaron respectivamente con Olga y Valentina Ivanova, las hijas de Gregori. 

Shilinsky llegó a México en la década de los veinte a una temprana edad, nació en el Imperio Ruso, hoy territorio donde se encuentra Lituania, en 1911 y viajó a América para formar parte del circo ruso en México. 

Russia Beyond

Su fama no se compara con la de Cantinflas, pero logró entrar a la historia del cine de Oro Mexicano gracias a su conexión con el comediante mexicano. Habiendo perfeccionado su comedia junto al comediante Manolín, en donde el dueto hizo algunas películas como Fíjate que Suave en 1947.

Mario Moreno debutó en la pantalla grande en 1936 con la película ¡Así Es Mi Tierra!, en donde Shilinsky tiene un papel secundario pero importante. Esta cinta, curiosamente, también fue dirigida por un inmigrante ruso, Arkadi Boytler, quien huyó de su país al igual que Shilinsky, después de la Revolución de 1917. 

Rey Soria Films

Es curioso que la comunidad rusa en México sea una de las más pequeñas en nuestro país, pero al mismo tiempo, fue la que impulsara la vida y la carrera de Cantinflas. En 2012, el Instituto Nacional de Migración solamente registró a 1453 personas rusas en todo México, en los años de Mario Moreno, la comunidad no era mucho más grande. 

Aún siendo un grupo extremadamente pequeño, su talento e ingenio llegó hasta la pantalla grande, moldeando de alguna forma el humor del mexicano. La pregunta realmente es, ¿parte de nuestra comedia fue realmente entendida por estos rusos?, o, ¿los rusos moldearon indirectamente la comedia mexicana a través del cómico más importante de nuestro país, Cantinflas?

Puede que nunca tengamos respuesta certera, pero sin duda, esta alianza es un gran ejemplo de cómo la comedia trasciende todas las barreras.

publicidad

Te puede interesar