OPINIóN

8 películas que sí deberían tener un remake

En Hollywood abundan los remakes innecesarios, pero esto no significa que ocasionalmente no valgan la pena

Foto: Universal
publicidad

Cada que se anuncia el remake de una película o serie, no necesariamente son buenas noticias, ya que son más los casos de versiones fallidas –¿Jóvenes Brujas (2020)?– que los éxitos contundentes.

Esto no significa que no deberían existir, sino todo lo contrario… hay muchas historias que merecen ser contadas bajo una perspectiva moderna, que se adapte más a los temas que se tocan en cada filme. 

Un buen ejemplo de esto el de It (2017) que si bien no imitó exactamente el filme noventero, fue muy bien recibido por cómo combinó el material literario de Stephen King con algunos detalles de la versión original.

Otros casos en los que un reboot sí es motivo de emoción es cuando una producción tenía mucho potencial, pero se arruinó por las decisiones de los estudios y sin duda merecen otra oportunidad.

Checa nuestra selección a continuación…

 

Breakfast at Tiffany’s (1961)

Aunque este clásico es muy querido, el filme deja fuera elementos muy importantes de la novela de Truman Capote, como el hecho de que Holly fuera una escort y que su relación con el narrador no es romántica, sino de fascinación mutua. Incluso se dice que él es gay, pero esto nunca se confirma abiertamente en el texto. De cualquier forma, este texto tan complejo merece que se cuente nuevamente con todos los detalles.

 

From Hell (2001)

La película muestra una versión alternativa del caso de Jack el Destripador e insinúa que la monarquía tuvo que ver con que nunca se capturara al responsable. Con todo el auge de The Crown (2016) sería interesante ver en pantalla este oscuro rumor que por mucho tiempo manchó la reputación de la Familia Real. 

 

The Breakfast Club (1985)

No hay duda que el filme original es un clásico –y la escena del baile en la biblioteca es legendaria– pero al volver a verla, notamos que ahora hay otros temas relevantes para los adolescentes que valdría la pena tocar de forma similar como el machismo, la diversidad sexual, el aborto, la legalización, entre otros. Por supuesto, sería un reto enorme seguir la fórmula de John Hughes para que sean conversaciones genuinas y, a la vez, divertidas… pero no imposible.

 

 

Gatúbela (2004)

En las diferentes películas de Batman, Selina Kyle ha sido un personaje muy icónico, pero por alguna extraña razón (o varias) la cinta enfocada en ella fue un fracaso en taquilla y también con los críticos. Aún así, no podemos negar que el rol se presta mucho para tener su propia historia como la de Harley Quinn en Aves de Presa (2020).

 

Silent Hill (2006)

La franquicia de Resident Evil demostró que sí es posible llevar al cine el mundo de los videojuegos de manera exitosa. Claro, tiene a sus detractores, pero algo que hace bien es mostrar easter eggs del material original, pero al mismo tiempo crea una narrativa original, lo cual sería muy interesante replicar con Silent Hill.

 

Queen of the Damned (2002)

Entre todo el auge por las cintas de vampiros, es increíble que hayan logrado arruinar una historia con tanto potencial, especialmente cuando Entrevista con el Vampiro (1994) fue tan bien recibida y ambos guiones están basados en la misma serie literaria escrita por Anne Rice, así que quizá una nueva versión por fin logre hacerle justicia a la reina Akasha.

 

Troya (2004)

Lo que parecía que sería una épica película de acción terminó decepcionando a muchos, sobre todo porque la leyenda real es mucho más compleja (y menos cursi) que lo que se mostró en pantalla. ¿Te imaginas que se hiciera de nuevo pero ahora más parecida a Game of Thrones? 

 

El Títere (2007)

James Wan es la mente detrás de este filme que no fue tan bien recibido en su momento, pero, tras su experiencia con la saga de El Conjuro, sería interesante ver un remake que siguiera con la historia de la ventrílocua malvada. 

publicidad

Te puede interesar