OPINIóN

Los monstruos y villanos más icónicos de las películas de El Santo

El Santo es una figura tan importante en el cine de nuestro país, que creó todo un subgénero cinematográfico, que no hubiera sido tan exitoso sin estos villanos

Foto: Sector Cine
publicidad

Rodolfo Guzmán Huerta, mejor conocido como El Santo, fue un luchador sumamente prolífico tanto dentro del cuadrilátero como en la pantalla grande, ya que en total rodó 52 películas que se convirtieron en piezas de culto en México y en el extranjero.

El cine de luchadores ganó relevancia gracias al enorme repertorio de villanos y monstruos que te presentaremos más adelante, así como por su bajo presupuesto, sus efectos especiales y, muchas veces, por el humor involuntario que presentan.

Conoce a los villanos más icónicos de las películas de El Santo. 

 

Las Momias de Guanajuato:

El Santo vs. las Momias de Guanajuato (1970)

Esta cinta bajo la dirección de Federico Curiel tiene como villanos a las figuras nacionales que han definido nuestra cultura por milenios: Las Momias de Guanajuato.

Como hemos visto en otras películas de El Santo, el presupuesto fue bajo y los efectos especiales nos sacarían carcajadas en nuestra época, sin embargo, ver a Blue Demon y a Mil Máscaras en la misma cinta luchando con El Santo la hacen una de las favoritas del público.

 

Las Mujeres Vampiro:

Santo vs. Las Mujeres Vampiro (1962)

Si hablamos de monstruos y villanos icónicos en la filmografía de El Santo, en definitiva no pueden faltar las Mujeres Vampiro. Aquí la guapísima Lorena Velázquez hizo su aparición como la cabeza de las vampiresas, quienes con sus encantos pondrán a prueba al legendario luchador.

La cinta estuvo bajo la dirección de Alfonso Corona Blake y se puede decir que el ingrediente principal de la película es el erotismo y la sensualidad de estos “monstruos” tan encantadores.

 

Los Zombies:

Santo vs. Los Zombies (1961)

Fue el primer protagónico de El Santo y la primera película en distribuirse también en Estados Unidos. Dentro de la trama, la policía pide la ayuda de El Santo para detener a unos zombies que han robado una joyería.

Pero esta no es la única particularidad; los zombies en El Santo vs. Los Zombies (1961) son capaces de teletransportarse y, si bien no tiene efectos especiales como los que vemos actualmente en Hollywood, se trata de un atributo que la mayoría de las producciones gustarían tener.

Drácula:

Santo en el Tesoro de Drácula (1969) 

Este es uno de los monstruos más convencionales y más queridos dentro de la filmografía de El Santo. La cinta es la versión familiar de El Vampiro y el Sexo (1968) que fue censurada por contener una escena de desnudo total. La cinta sin censura solo se proyectó en Europa, y mucho más tarde –en 2011– en México bajo el marco del Festival Internacional de Cine de Guadalajara durante ese año.

Dentro de la cinta, vemos un Drácula muy apegado a la versión de Bram Stoker que conocemos: un elegantísimo vampiro en smoking que chupa la sangre de sus víctimas. En la versión de El Santo, Drácula es un seductor de mujeres a quienes tiene confinadas en su harén.

 

El Hombre Lobo:

Santo y Blue Demon vs. Drácula y El Hombre Lobo (1973) 

Una de las batallas más épicas de todas las películas de El Santo la veremos de la mano del luchador Blue Demon contra Drácula y El Hombre Lobo, un hombre que camina a dos patas y que como particularidad solo tiene el rostro cubierto por pelo, apenas se le ven los ojos y la boca.

Tener en una misma cinta a Drácula y al Hombre Lobo luchando juntos en contra de nuestros luchadores favoritos fue la sorpresa que encantó a los espectadores de la época, y que la convirtió en una pieza de culto de nuestros días.

publicidad

Te puede interesar