OPINIóN

Los 10 niños más aterradores del cine de terror

Aunque lucen inocentes, estos niños nos provocaron pesadillas en las películas de terror que protagonizan

Foto: Sector Cine
publicidad

En la historia del cine de terror muchos niños han sido motivo de embrujos, posesiones y aterradoras maldiciones que le provocarían escalofríos a cualquiera. 

Este contraste con su inocencia ha inspirado a grandes directores del género, dando lugar a icónicas películas con personajes que, aún en la actualidad, recordamos por su escalofriante maldad.

A continuación hacemos un repaso de los niños más aterradores del cine…

 

Verónica en Veneno para las Hadas (1984)

El cine mexicano tiene a una increíble representante en la categoría de niños aterradores del género de terror. 

Ana Patricia Rojo dio vida a esta pequeña que se divertía manipulando a su mejor amiga, pero lo que parecía un simple juego de repente da un giro macabro y, hasta la fecha, este filme es uno de los más icónicos de Carlos Enrique Taboada. 

 

Elias en Goodnight Mommy (2014)

Esta película de Austria retoma el tema del gemelo bueno y el gemelo malo. Elias está convencido de que su madre no es la misma desde que regresó del hospital, así que convence a su hermano de poner a prueba su verdadera identidad. 

 

Damien en The Omen (1976)

Luego de que su hijo muriera durante el parto, un padre de familia decide adoptar a un pequeño y hacerlo pasar por suyo, pero poco a poco se da cuenta que hay algo raro con el niño.

Hoy en día se considera un clásico del cine, pero los rumores de una posible maldición han provocado mucha intriga, sobre todo por las extrañas tragedias que ocurrieron en el rodaje.

Las Gemelas Grady de El Resplandor (1980)

“Ven a jugar con nosotras, Danny”, esta frase se quedó para siempre en la memoria de los fans del cine de terror, también es imposible olvidarse de la escena en la que el hijo de los Torrance se encuentra con ellas mientras juega en su triciclo.

 

Esther en La Huérfana (2009)

Por fuera luce como una niña, pero recordemos que se trata de una peligrosa paciente de un hospital psiquiátrico que busca engañar a una familia que solamente quería salir adelante con su vida.

Isabelle Fuhrman hizo un gran trabajo y próximamente la veremos retomar este papel en la secuela de la cinta, pues con la ayuda del maquillaje luce igualita.

 

Toshio en La Maldición (2004)

En este caso, el pequeño es más bien una víctima de la maldición que da nombre a la película, pero su espíritu pálido con ojos ensangrentados –siempre acompañado de su gato– nos sigue causando escalofríos. 

Samara en El Aro (2002)

La imagen de Samara saliendo de la pantalla del televisor con su cabello largo y vestido blanco es una que nos sigue provocando pesadillas.

Puede que los filmes que continuaron con la franquicia no sean tan buenos pero, en esta primera parte, la historia de la niña y su misterioso origen fue algo que nos impactó mucho cuando se estrenó. 

Regan en El Exorcista (1973)

Puede que actualmente algunas escenas de la película se vean exageradas, pero en su momento esta película causó mucha controversia por mostrar a una niña diciendo groserías y contorsionandose… entre otras cosas (sí, nos referimos a la parte con el crucifijo). 

 

Adrian en Rosemary’s Baby (1968)

La expresión de Rosemary cuando ve a su hijo en la cuna es suficiente para provocar terror en cualquiera.

Lo más interesante es que no se ve mucho del bebé, solo con las descripciones de sus ojos y sus manos podemos sacar algunas conclusiones de la apariencia del heredero de Satanás.

publicidad

Te puede interesar