OPINIóN

La nieta de Anabel Gutiérrez se convirtió en una gran actriz y el parecido es impresionante

Como dos gotas de agua, parece que las dos compartirán el mismo destino en su gran camino a la fama

Foto: Sector Cine
publicidad

Anabel Gutiérrez es de esas raras joyas del Cine de Oro Mexicano que siguen de pie y que su descendencia ha cosechado los mismos frutos que los de ella. 

Su hija Amairani ha estelarizado varias telenovelas y programas de televisión, pero sobre todo, su nieta Macarena García es hoy una de las actrices juveniles más aclamadas del momento. Después de interpretar a Natalia Alexander, un polémico personaje en la serie de Netflix, Control Z (2020), Macarena acaparó la vista de millones de jóvenes en México.

Fue gracias a su papel de Alex en 100 Día Para Enamorarnos (2020), que definitivamente se volvió una favorita del público por su interpretación honesta y despreocupada. 

Ambas actrices, tanto abuela como nieta, cuentan con el carisma, la belleza y la personalidad histriónica necesarias para ser consideradas grandes estrellas. Pero lo más extraño es el parecido que ambas tienen entre sí. Parecen dos gotas de agua que aparecieron en dos momentos distintos en el tiempo y el espacio.

Si no nos creen, miren el parecido:

 

 

Anabel Gutiérrez comenzó su carrera como actriz debutando en La Liga De Las Muchachas (1950), donde hizo un gran papel como la muchacha atrevida, valiéndole varias nominaciones al Ariel. En 1951, su talento la llevó a protagonizar la película Deseada apareciendo en pantalla con las leyendas Dolores del Río y Jorge Mistral. 

Es una de las pocas sobrevivientes de la Época de Oro del cine nacional que compartió créditos con Pedro Infante. Juntos estelarizaron la película Escuela de Vagabundos (1955), en donde Anabel aparecía como la hermana infantil y coqueta de Miroslava Stern. 

Estamos seguros que si su nieta, Macarena, corre con la misma suerte que esta estrella, logrará grandes cosas en su carrera por venir. 

 

publicidad

Te puede interesar