OPINIóN

La increíble historia de cómo Evangelina Elizondo se ‘convirtió’ en princesa de Disney

Aquí te contamos todo lo que tuvo que recorrer la actriz mexicana para convertirse en la protagonista del doblaje mexicano de La Cenicienta

Foto: Filmoteca UNAM/Disney
publicidad

La historia de Evangelina Elizondo es una muy emocionante y emotiva ya que, antes de convertirse en una de las actrices más prolíficas y amadas del Cine de Oro mexicano, tuvo que demostrar mucha pasión y perseverancia para cumplir sus sueños.

En efecto, el camino al éxito de la actriz no fue fácil y le costó mucho poder dedicarse a la industria cinematográfica.

Hija de una familia conservadora y una madre dedicada al mundo del arte, su padre se negaba rotundamente a que su hija se dedicara al mundo del espectáculo, pero sería su hermano quien la acompañaría a concursar por el rol que le cambiaría su vida.

Él la llevó a una audición en la estación XEW para elegir a la persona que haría el doblaje de La Cenicienta (1950) y, después de varias pruebas, a sus 21 años prestó su voz a una de las princesas más queridas de todos los tiempos.

 

Poco a poco su padre se hizo la idea de que el lugar de Evangelina era en la industria del entretenimiento e incluso llegó a acompañarla al detrás de cámaras de varias producciones.

Y aunque muchos años después Evangelina Elizondo se vería envuelta en líos legales al demandar a la productora por haber utilizado su voz para distintas versiones de La Cenicienta, es indudable que se trató de el inicio de uno de los personajes más prominentes del Cine de Oro mexicano.

Su debut en pantalla sería con Las Locuras de Tin-Tan (1958), película en la que compartió créditos con Germán Valdés, quien curiosamente también hizo varios doblajes de Disney como Los Aristogatos (1970).

En total, la actriz mexicana participó en más de 70 producciones, entre filmes, telenovelas y series.

Años después del fallecimiento de Evangelina Elizondo, su talento, su voz y sus personajes han permeado de generación en generación hasta la actualidad, en donde la recordamos como una de las grandes de México y toda una princesa de la vida real.

publicidad

Te puede interesar