OPINIóN

Ghostbusters, El Legado: Todas las referencias y guiños a la saga original

La película de Ghostbusters: El Legado está llena de ‘easter eggs’ que todos los fans de la entrega original seguro reconocerán

Foto: Sony Pictures
publicidad

Este fin de semana se estrenó Ghostbusters: El Legado (2021), una película que revive a la franquicia tras un intento que dividió opiniones en 2016, quizás porque tomó distancia de las películas ochenteras; mientras que esta entrega puede tomarse como una secuela directa de la segunda parte.

Debido a lo anterior, hay una conexión muy fuerte con dichas cintas, a pesar de tener más de tres décadas de distancia entre sus fechas de estreno. Esto también se entiende si mencionamos que Jason Reitman es el director, quien por cierto es hijo de Ivan Reitman, cineasta que encabezó los largometrajes de 1984 y 1989, es decir que Jason estuvo presente en el rodaje de los clásicos protagonizados por Bill Murray, Dan Aykroyd, Ernie Hudson y Harold Ramis, por lo que se encargó de respetar y tratar con cuidado el trabajo de su papá para rendirle un tributo. 

Antes de seguir adelante, debemos advertirte que se vienen los spoilers, así que si no has visto la película, te recomendamos ir a verla y regresar después a terminar de leer esta nota, pues vale mucho la pena dejarse sorprender.

Esta historia comienza con la muerte de Egos Spengler, y aquí cabe recordar que el actor Harold Ramis falleció en 2014 por complicaciones de una vasculitis inflamatoria autoinmune, en ese aspecto su recuerdo también fue honrado, pues en la cinta la familia de este personaje (de la cual se alejó) llega a su rancho y conviven con su ente, aunque no lo ven como fantasma, sino a través de ciertas acciones y objetos. 

 

Al inicio hay un cameo de Annie Potts, la secretaria que vimos en las primeras dos entregas. Ella no es la única que regresa, pues el guión se conecta directamente con Ghostbusters 2 (1989) y tenemos como antagonistas a caras conocidas.

En primer lugar, no te confundas, hay una referencia a Slimer (Pegajoso, en español), pero éste no sale como tal, pues ahora tenemos a Muncher, un ser que deja su ectoplasma en todo lo que muerde y que tiene forma de un tardígrado (el llamado “oso de agua” microscópico que puede vivir en casi cualquier condición). 

Los que sí están de vuelta son las versiones mini del Marshmallow Man, simpáticos y hasta tiernos en un principio, pero molestos y peligrosos de un momento a otro. Igualmente tenemos a Vinz Clortho y Zuul, el Maestro de las llaves y el Guardián de la puerta, que en la cinta de 1989 poseen a Rick Moranis y Sigourney Weaver, respectivamente, mientras que ahora lo hacen con Paul Rudd y Carrie Coon. La unión de estos seres permite el regreso a nuestra tierra de Gozer (Olivia Wilde). 

 

El caos se desata y los nuevos cazafantasmas (un grupo de niños interpretados por Mckenna Grace, Finn Wolfhard, Logan Kim y Celeste O’Connor) tratan de detener a la deidad mesopotámica, pero cuando son sobrepasados tenemos la aparición de los expertos que estuvieron retirados por casi 30 años: Peter Venkman, Raymond Stantz y Winston Zeddemore. 

En este punto es cuando vemos a Egon Spengler ayudar a sus nietos y colaborar con sus antiguos compañeros, de quienes se había distanciado para detener, por su cuenta, a Gozer. Curiosamente, Bill Murray y Harold Ramis también tuvieron diferencias en la vida real y no estuvieron en contacto por años, sino hasta que el primero fue a ver a Ramis cuando se enteró de su enfermedad. Definitivamente es un momento emotivo dentro de la trama y fuera de ella.

 

¿Ghostbusters: El legado tiene escena postcréditos?

Sí, y no una, sino dos escenas. La primera no tarda en salir y en ella vemos a Sigourney Weaver, es un pequeño guiño en el que ella hace una prueba con Venkman (Murray). Esta parte es breve y lúdica.

La segunda escena postcréditos sale hasta el final de los créditos, así que aprovecha para ir rápido al baño si lo necesitas. En esta parte Winston (Ernie Hudson) platica con Janine (Annie Potts) sobre lo que ha logrado en su vida y comenta que compró la estación de Nueva York y piensa en volver a acondicionarla, justo en ese momento llegan los nuevos protagonistas en el Ecto 1 y una luz roja advierte sobre un peligro inminente, lo que deja la puerta abierta para una nueva entrega.

¿De qué se trata? Bueno, pues la franquicia tuvo una caricatura que se transmitió de 1986 a 1991, en ella hubo un par de capítulos en los que se planteaba lo que implicaría una filtración en la bóveda en la que encerraban a los fantasmas atrapados. 

publicidad

Te puede interesar