OPINIóN

Dune: La historia completa de las adaptaciones de Lynch, Jodorowsky y Denis Villeneuve

Esta historia ha llegado con dificultad a la pantalla grande.

Foto: WB/Universal
publicidad

El 1 de diciembre de 1965 se publicó “Dune”, la historia de ciencia ficción de Frank Herbert que se convertiría en una película de culto, aunque también ha sido un calvario para los cineastas involucrados y por eso tiene más de una versión; aquí te contaremos todo al respecto.

Antes de ahondar en cada cinta, no está de más recordar que se trata, según la sinopsis, de la saga de un guerrero intergaláctico, Paul Atreides, y su mesiánico ascenso como líder de su pueblo en la lucha contra un malvado barón. Nuestro héroe también intenta destruir el comercio en toda la galaxia de “especia”, una droga alucinógena producida en el desértico planeta. 

 

La adaptación de David Lynch de 1984

Tras terminar este proyecto, David Lynch, quien es conocido por otras cintas como Mulholland Drive (2001), ha dicho que considera esta película –a la que le dedicó tres años y medio de su vida– como el único fracaso real de su carrera, algo que la crítica respaldó, pues no tiene muy buena calificación en los sitios consagrados dedicados al cine como IMDb y Metacritic. Si quizás los productores pensaron que sería la nueva Star Wars, debido a su fracaso en la taquilla se cancelaron los planes de una secuela.

¿Sabías que Lynch rechazó dirigir El Retorno del Jedi (1983)? Le dijo a George Lucas que no era lo suyo, pero un año después estrenó su propio largometraje espacial. Cuando suelen preguntarle sobre Dune, el cineasta se niega a hablar a profundidad sobre la película y tampoco le interesó hacer una edición especial porque, en sus palabras, revisitar esa historia sería “una experiencia demasiado dolorosa de soportar”.

 

Curiosamente, el director no fue el único que la pasó mal, pues Sir Patrick Stewart y Max von Sydow se quejaron del atuendo y lo calificaron como “el más incómodo que había usado en su vida”. 

Sobre el punto de arriba, cabe señalar que los trajes eran bolsas para cadáveres (usadas varias veces) que se encontraron en una estación de bomberos en desuso que era de principios de la década de 1920; el elenco no supo este detalle hasta después de que terminaron el rodaje. 

 

Y eso no es todo, pues esta producción se grabó en parte en México y doscientos trabajadores pasaron dos meses limpiando a mano casi cinco kilómetros cuadrados del desierto mexicano para el rodaje. El colmo fue que la filmación casi se detuvo cuando la mayoría del elenco y el equipo sufrieron “La venganza de Moctezuma”, es decir, les dio la “diarrea del viajero” y el estudio tuvo que construir una cafetería lo suficientemente grande para todos e importar comida de Estados Unidos.

Vaya, en verdad parece que el director, el elenco y el crew no disfrutaron esta experiencia.

 

El intento fallido de Alejandro Jodorowsky y su documental de 2013

Antes del calvario de Lynch, digno del protagonista del libro y la película, hubo otro director que la pasó incluso peor y se trata del chileno Alejandro Jodorowsky.

En 2013 salió el documental que cuenta la historia de esta ambiciosa pero condenada adaptación de Dune que no se realizó y a la que el escritor le dedicó más de cinco años. El plan era rodar esta versión a principios de los años 70 (poco después de que salió el libro) y que el resultado fuera una experiencia entre religiosa y un viaje con LSD.

Jodorowsky quería a Orson Welles interpretando al Barón, Salvador Dalí como el Emperador (cobrando 100 mil dólares por minuto) y Mick Jagger como Feyd-Rautha Harkonnen (papel que interpretó Sting en la cinta de Lynch). 

 

La música iba a estar a cargo de Pink Floyd y la banda francesa de rock progresivo Magma. Mientras que el aspecto visual estaría a cargo de Chris Foss, H. R. Giger y Jean ‘Moebius’ Giraud (un dibujante francés que hizo más de 3,000 dibujos). 

Todo se derrumbó cuando Jodorowsky fue rechazado por los estudios hollywoodenses a los que les pedía 15 millones de dólares (cuando en aquel entonces 8 millones de dólares se consideraban un presupuesto elevado), además de que la cinta supuestamente duraría entre 12 y 15 horas. 

El director de La Montaña Sagrada (1973) comentó que Hollywood saboteó el proyecto porque él era francés e incluso mencionó que, extrañamente, cuando se estrenó Star Wars: Una Nueva Esperanza (1977) tenía un aspecto visual muy parecido a su propuesta y para Alien, El Octavo Pasajero (1979), contrataron a Moebius, Foss y Giger.

Un sueño frustrado que solo vio la luz en un documental.

 

El remake de Denis Villeneuve en 2021

Ahora, llegó por fin la nueva adaptación, una que busca ser más fiel y darle el lugar que se merece en la pantalla a esta historia, pero tuvo que pasar un año para poder ver en el cine el corte final, pues debido a la pandemia se retrasó el estreno, parecía que la maldición de Dune volvía a hacer de las suyas

Aunque antes de la llegada a cartelera, Denis Villeneuve dijo en una entrevista para Vanity Fair que su adaptación estaría dividida en dos entregas para mantener la fidelidad de la historia, vamos a tener que esperar a ver cómo se desempeña la cinta en taquilla, pero hasta el momento no le han dado luz verde a la secuela. 

 

Si bien Villeneuve quiso hacer el remake desde que supo de la cinta de Lynch, éste comentó que no le interesaba saber nada acerca de la nueva versión porque su propia película “fue una angustia para mí. Fue un fracaso y no tuve el corte final”.

El primer tráiler de este largometraje presenta una versión de la canción “Eclipse” de Pink Floyd, hecha por el compositor Hans Zimmer, curiosamente se trata de un guiño a la propuesta de Jodorowsky. 

Sumado a lo anterior, Villeneuve comentó que, ya que el proyecto de Alejandro influyó en La Guerra de las Galaxias, él considera que su trabajo es en cierto modo “Star Wars para adultos”.

publicidad

Te puede interesar