OPINIóN

De carpintero a ídolo de México, así fue el salto a la fama de Pedro Infante

Hoy sería el cumpleaños del galán del Cine de Oro mexicano y queremos contarte la historia de su salto a la fama

Foto: Archivo
publicidad

Sobra decir que Pedro Infante es una de las figuras más queridas e importantes en la industria del cine y de la música mexicana. La historia detrás de su éxito es una de las más inspiradoras de nuestra cultura y hoy te la queremos compartir.

Pedro Infante rodó más de 60 películas y aproximadamente 314 canciones. Fue ganador de un Oso de Plata por su actuación en la película Tizoc (1956), filme que también se llevó una nominación como Mejor Película de Lengua Extranjera en los Globos de Oro de 1958.

Pero llegar a la cima del éxito no fue fácil. A Pedro Infante nada le cayó del cielo y fue su enorme talento lo que lo llevó a ser la enorme figura que siempre brillará en el corazón del público mexicano.

 

Pedro Infante nació en Mazatlán un 18 de noviembre de 1917 bajo el seno de una familia muy humilde, por lo cual tuvo que dejar la educación primaria para ayudar en casa.

Desde muy pequeño Pedro Infante aprendió lo que es el trabajo; desde ayudar a su mamá hasta altas horas de la noche con el pedal de la máquina de coser, hasta ser “mandadero” y barrendero.

También fue aprendiz de peluquero y de carpintero, oficio que le daría el tesoro más valioso: construyó su primera guitarra con sus propias manos. Desde ese entonces, Pedro Infante se daría cuenta que había heredado de su padre la enorme pasión por la música. Al ver el talento de su hijo, su padre le dio clases de canto y lo llevó por sus giras alrededor del estado de Sinaloa.

 

Con sus amigos fundó una pequeña orquesta, en la que cobraba 10 centavos por piezas de aquel entonces, esto, hasta que la orquesta Estrella de Culiacán lo invitó a formar parte de su ensamble en 1932 y, siete años después, viajaría a la Ciudad de México en donde la XEW lo contrató como cantante.

De ahí, su enorme carisma lo llevó a incursionar en el cine por primera vez como extra en la película En un Burro tres Baturros (1939), e inmediatamente se convertiría en una de las figuras más importantes del Cine de Oro mexicano.

Su primer protagónico fue dentro de la película La Feria de las Flores (1943) y algunas de sus cintas más importantes son Escándalo de Estrellas (1944), Cuando Lloran los Valientes (1945), su personaje como Pepe el Toro en la trilogía Nosotros los Pobres (1947), Ustedes los Ricos (1948) y Pepe el Toro (1952); aunque mencionar solo un par de películas en la filmografía del querido actor y cantante suena a injusticia.

 

Su enorme simpatía y naturalidad hicieron que muy rápido se ganara el corazón de los espectadores a nivel nacional e internacional. La gente amaba -y sigue amando- verlo en sus papeles varoniles y mujeriegos, vestido de charro, o interpretando personajes humildes. Y es que su versatilidad y carisma lo convirtieron en un símbolo inequívoco de la mexicanidad.

Un dato curioso es que fue su única esposa legítima, María Luisa León, quien lo motivó a mudarse a la Ciudad de México en busca de mejores oportunidades, pues en la capital podría hacer crecer su talento artístico.

El 15 de abril de 1957 Pedro Infante, amante de la aviación, perdería la vida en su tercer accidente aéreo (en los dos primeros solo sufrió heridas menores), dejando una enorme pérdida en el mundo del espectáculo.

publicidad

Te puede interesar