OPINIóN

7 películas de terror que no salieron como esperábamos

Estas películas de terror sorprendieron a los espectadores por el extraño giro que tomó su trama

Foto: a24
publicidad

Hay varias fórmulas infalibles para una buena película de terror, pero en ciertos casos, los cineastas apuestan por salirse de lo establecido y proponen giros inesperados que cambian el rumbo de la trama. 

Aquí es donde la cosa puede salir bien –o muy mal– pero no podemos negar que siempre es interesante ver nuevas ideas en un género que puede llegar a ser repetitivo si lo único que se busca es provocar sustos baratos. 

Repasemos algunos ejemplos increíbles y otros que dejaron mucho que desear. Por cierto, ALERTA DE SPOILERS a partir de ahora. 

 

The Cabin in The Woods (2011)

De entrada, este filme parecería ser el típico slasher: un grupo de amigos va a una cabaña y deciden leer un texto misterioso, lo cual desata una terrible maldición. 

La cosa cambia cuando descubren que hay una conspiración global detrás de todo lo que les está pasando y termina siendo una historia que busca analizar de forma sarcástica (pero increíble) todos los clichés del cine de terror. 

 

Su Casa (2020)

La película de Netflix culminó con una profunda reflexión sobre la culpa y cómo nuestras acciones del pasado pueden llegar a atormentar nuestra existencia, en este caso a través de la figura de una bruja. 

Es interesante que la cinta permite que los protagonistas hagan las paces con los fantasmas que los acompañan, ya que literalmente se quedan con ellos en su nueva casa, demostrando que no hay una redención real, solo aceptación. 

 

Happy Death Day (2017)

Cuando conocemos a Tree, parece ser una chica egocéntrica y algo odiosa. De hecho, por unos momentos es imposible no sentir que se merece todo lo que le está pasando, hasta que se convierte en toda una heroína.

El filme combina el terror slasher con algo de ciencia ficción, una fusión extraña pero que logra ser exitosa gracias al trabajo de su protagonista, Jessica Rothe.

 

Midsommar (2019)

La mayor parte de la cinta, es horrible ver todo lo que le pasa a Dani (Florence Pugh) quien solamente estaba tratando de lidiar con sus traumas, pero su novio la presionó a viajar a un lugar remoto. 

Jamás nos imaginamos que al final, ella terminaría tomando el control de la situación de la forma más siniestra y su sonrisa al final es una escena que nos sigue estremeciendo hasta el momento.  

 

La Cumbre Escarlata (2015)

Guillermo del Toro dirige esta cinta que –si bien incluye fantasmas– desató un debate porque muchos consideraban que no necesariamente entra en el género, ya que la historia se asemeja más a una novela de romance gótico. 

Aún así, los encuentros paranormales de Edith y la macabra presencia de Lady Lucille son suficientes para provocar pesadillas y también hay que destacar que este tipo de historias son la principal influencia del terror como lo conocemos hoy en día.

 

La Momia (2017)

Este es un claro ejemplo de que la experimentación no siempre es una buena idea. Se suponía que Universal planeaba revivir a sus monstruos clásicos comenzando con este personaje, el cual inspiraría terror como no lo había hecho antes, pero jamás se reflejó este concepto con claridad en la trama. 

De hecho, el rumor dice que Tom Cruise fue el responsable que el filme terminara siendo principalmente de acción, resultando en un fracaso en taquilla y una oportunidad perdida de contar esta historia desde una nueva perspectiva. 

 

As Above, So Below (2014)

Esta película se estrenó en un momento en el que el subgénero “found footage” ya estaba muy gastado, por lo que no esperábamos mucho, sin embargo, al combinar el terror con elementos de arqueología resultó en una propuesta única.

El filme sigue a un grupo de exploradores que se adentran en una parte oculta de las Catacumbas de París, para tratar de encontrar un tesoro legendario: la Piedra Filosofal. La misión terminará siendo una muy sangrienta y aterradora.

publicidad

Te puede interesar