OPINIóN

7 dúos icónicos de la comedia mexicana que moldearon el humor hasta nuestros días

¿Qué hubiera sido de nosotros sin Viruta y Capulina o sin Sara García y Prudencia Griffel?

Foto: Escena de Las Señoritas Vivanco, Distrito Comedia
publicidad

Desde que Laurel y Hardy, instauraron el género de comedia “pareja dispareja” con El Gordo y El Flaco durante los años 20 del siglo pasado, la industria cinematográfica alrededor del mundo replicó este modelo creando increíbles personajes complementarios.

México no fue un caso aislado y con figuras emblemáticas como Manolín y Shilinsky, así como Tin Tan y Marcelo, la gente rió a carcajadas durante décadas con las mejores parodias y películas cómicas. 

Aquí te dejamos las 7 mejores parejas cómicas mexicanas desde que se puso en marcha la gran idea de crear grandes amigos memorables para hacernos reír. 

  1. Viruta y Capulina:

Sin duda, tal vez después de Tin Tan y Marcelo, esta es la pareja de comedia más emblemática del cine. Desde 1956, estos amigos fueron inseparables. Según el diario El Universal, Marco Antonio Campos “Viruta” apadrinó a Antonio, el segundo hijo de Gaspar Henaine “Capulina”. 

De hecho su amistad era tan grande que fue la inspiración para que Viruta escribiera la cinta más emotiva del dúo, Cascabelito (1962). Desgraciadamente, nadie sabe muy bien lo que pasó, pero los grandes amigos terminaron muy peleados. Después de grabar 40 películas juntos, no quisieron volver a verse jamás. 

  1. Chabelo y Pepito:

Chabelo, por su parte, es uno de los grandes íconos de la comedia en México. Especializado en hacer reír a los niños y fundando el programa En Familia Con Chabelo, gozando de un gran éxito desde su primer día al aire en 1967, Xavier López interpretó una película legendaria en 1973 junto a otro ícono infantil de principios de los años 70, Martín Ramos “Pepito”, el niño de los incontables chistes mexicanos llevado a la pantalla grande.

En la cinta, los actores interpretan a dos primos –de la misma edad, claro– que durante un día de excursión deciden ir a buscar un gorila que se perdió en el bosque y que de ser encontrado ofrecen una jugosa recompensa de $500 pesos –de la época–. Lo que no esperaron fue encontrarse, en la cueva donde se supone estaba el primate, a algunos de los monstruos clásicos de la ficción, Drácula, Frankenstein y El Hombre Lobo, entre otros. 

  1. Sara García y Prudencia Griffel:

En 1959, la abuelita de México y Prudencia Griffel interpretaron a uno de los dúos de comedia más icónicos de todos los tiempos con Las Señoritas Vivanco. En la historia, las hermanas Vivanco, dos señoritas porfirianas de edad avanzada deciden sacar adelante a su sobrina, la cual fue abandonada al pie de su enorme casa por la mujer que fue seducida y engañada por el hermano de las señoritas. 

Las dos mujeres, al encontrarse en en la ruina, también por culpa de su desorganizado hermano, deciden hacer “sacrificios” e ir en busca de fortunas ajenas para poder mantener cómodamente durante años a su sobrina. Las ocurrencias de las dos ancianitas, sumando el increíble guión de Maurcio de la Serna, Josefina Vicens, Juan de la Cabada y Elena Garro, las convirtieron en la pareja femenina de comedia más icónica del Cine de Oro. Dos años más tarde se estrenó la película que contaba la segunda parte de la historia. 

  1. Manolín y Shilinsky: 

De nacionalidad rusa, los hermanos Shilinsky viajaron desde Lituania en agosto de 1911 para probar suerte en México. Los cómicos que tenían grandes dotes histriónicos, probaron suerte en la escena de las carpas “teatro para el pueblo” y su talento los hizo saltar a la pantalla grande en 1948 con la cinta Fíjate Qué Suave. 

Su humor característico, donde se hacían pasar por una pareja de tontos, les dio proyectos cinematográficos durante casi dos décadas. 

  1. Tin Tan y Marcelo: 

Germán Valdés y Marcelo Chávez establecieron una de las grandes duplas de comedia a partir de 1947 con la cinta El Niño Perdido. En ella, Tin Tan interpretaba a un hombre que inevitablemente se comportaba como un niño durante todo el día hasta que daban exactamente las 7 de la noche. 

El éxito de esta cinta hizo que los dos amigos interpretaran más de 30 películas. Hicieron reír al público incluso a finales de los años 60. Ambos fallecieron a principios de la década siguiente.

  1. Los Polivoces, Enrique Cuenca y Eduardo Manzano:

El estilo de estos personajes se popularizó en la década de los 70. De hecho su nombre indica el tipo de comedia que hacían, la cual se basaba en imitar un número muy grande de personajes de la vida cotidiana y a distintas celebridades: prefijo griego de “muchos”: poli-voces. 

Aunque su carrera comenzó en televisión, su fama se popularizó tanto que fueron llevado al cine interpretando más de 15 películas juntos. 

  1. Omar Chaparro y Martha Higareda:

Por separado, todos conocemos los dotes de comedia de Omar Chaparro. Como conductor, e incluso como actor de doblaje ha demostrado que domina la comedia como nadie más. 

La gran sorpresa fue ver a Martha Higareda siendo graciosísima en la cinta mexicana más taquillera de todos los tiempos, No Manches Frida (2016). Desde ahí, los actores no dudaron en aceptar el reto de una segunda película, tan taquillera como la primera, No Manches Frida 2 (2019).

Creemos que la fórmula Higareda-Chaparro no se extinguirá del todo. Seguramente veremos más de este dúo dinámico en futuros proyectos.   

publicidad

Te puede interesar