OPINIóN

6 parejas inolvidables de las películas del Cine de Oro Mexicano

Por estas razones el público de la época estaba obsesionado con figuras como Sara García y Joaquín Pardavé

Foto: Escenas de El Peñón De Las Ánimas, María Candelaria y El Baisano Jalil
publicidad

El Cine de Oro Mexicano está lleno de increíbles interpretaciones que marcan y reflejan la vida cotidiana de las personas de esa época. Desde la figura de la femme fatale, encarnada por María Félix, hasta la de la abuelita mexicana, que llevaba el rostro de Sara García, el cine mexicano de esa época logró captar los arquetipos más queridos de la sociedad mexicana.

De esa misma manera, las parejas que aparecían en filmes del Cine de Oro Mexicano han hecho suspirar a millones de espectadores a través del tiempo. Sus inigualables formas de seducir a la audiencia, con increíbles frases, serenatas al pie de un balcón y amores prohibidos, crearon fanáticos acérrimos en el país. 

Aquí te dejamos algunos ejemplos de estos maravillosos personajes, actores que seguirán siendo una fuente de inspiración para contar historias de amor.

 

  1. María Candelaria y Lorenzo Rafael en María Candelaria (1943):

Después de que se estrenara con gran éxito Flor Silvestre en 1943, la fórmula Pedro Armendáriz y Dolores Del Río se instituyó en México. 

Dirigida por Emilio “El Indio” Fernández y con la icónica fotografía de Gabriel Figueroa, María Candelaria fue una historia de amor que causó revuelo en la época. 

Aunque el amor durante el Cine de Oro Mexicano era un lugar común, lo que dejó pasmados a los espectadores fue el amor prohibido entre los dos personajes de esta película. Pedro Armendáriz da vida a Lorenzo Rafael, un campesino que está perdidamente enamorado de María Candelaria (Dolores Del Río), hija de una prostituta.

La historia trascendió tanto, que la pareja de actores se repitió durante muchas otras producciones en el futuro: Las Abandonadas (1945), Bugambilia (1945) y La Malquerida (1949). 

La pareja icónica del Cine de Oro nunca salió de la pantalla grande, aunque siempre se conoció la gran admiración que Pedro Armendáriz le tuvo a la actriz, quien se transformó en un ícono nacional después de que su carrera en Hollywood comenzara a decaer. 

Escena de María Candelaria

  1. Fernando y María en El Peñón De Las Ánimas (1943):

La historia de esta pareja sí trascendió más allá de la pantalla grande, pero su historia parece sacada de otra película del Cine de Oro. Algún escritor de esa época bien pudo haberse inspirado en recrear el drama de esta icónica pareja. 

Desde el primer momento en que Jorge Negrete vio a María Félix acercarse para echar un vistazo al rodaje de la película Caminos de Ayer (1938), filmada en Guadalajara, no pudo quitársela de la cabeza. Decidió acercarse a la joven actriz y aunque utilizó todos sus encantos para atraerla, ella solo le respondió tajantemente: “Estoy casada (con Enrique Álvarez Bravo) y no tenemos nada que hablar sobre el asunto”.

Años después, el destino volvió a unirlos y los dos protagonizaron la película El Peñón De Las Ánimas. Es bien sabido que Negrete se negaba a que María Félix actuara a su lado, pues hizo una clara petición de que esperaba que Gloria Marín, su novia en ese momento, participara en lugar de La Doña. 

Pasó el tiempo y en 1952 María Félix conoció al actor Carlos Thompson durante el rodaje de la película La Pasión Desnuda, rodada en Argentina. Él se enamoró profundamente de ella y le pidió matrimonio, pero llegado el día de la boda, la diva dejó plantado al actor en el altar

De regreso a México, un hombre esperaba a María Félix en el aeropuerto con un ramo de rosas; este mensajero le dijo a la actriz: “Dice Jorge que está muy feliz que no te hayas casado con el argentino”.

Después de este momento, Jorge Negrete terminó su relación de 11 años con la actriz Gloria Marín y en mayo de ese mismo año se casó con su antigua enemiga, La Doña.

Escena de El Peñón de Las Ánimas

  1. Antonio del Villar y Cristina Martínez en Mi Esposa y La Otra (1951): 

Otra pareja que logró conciliar su amor en la vida real después de fingirlo en la pantalla fue el de estos dos íconos del Cine de Oro Mexicano: Marga López y Arturo de Córdova

No tuvieron una historia de amor turbulenta y dramática como la de María Félix y Jorge Negrete, pero después de rodar 15 películas juntos, como fue el caso de: Media Noche (1948), Mi Esposa y La Otra (1951), La Entrega (1954), Mi Esposa Me Comprende (1957), Cuando Acaba La Noche (1964) y Qué haremos con Papá (1965), la pareja decidió vivir juntos a mediados de los años 60.

Nunca se casaron, pues Enna Arana, la esposa de Córdova no firmó los papeles del divorcio. Vivieron felices durante nueve años, pero los últimos seis, la pareja lidió con la enfermedad degenerativa de él hasta el día de su muerte en 1973. 

  1. Chachita y El Pichi Fernández en Nosotros Los Pobres (1948):

Podríamos hablar de Pepe El Toro y La Chorreada en el drama Nosotros Los Pobres (1948), una de las parejas más emblemáticas del cine de oro Mexicano, pero los que realmente trascendieron como pareja después de esa película e hicieron una dupla inolvidable fueron El Pichi y Chachita, interpretados por Freddy Fernández y Evita Muñoz

Desde el momento en el que El Pichi empeña su reloj para comprarle unas peinetas a Chachita y llevarse la sorpresa de que ella ya se había cortado el pelo, el público solo quiso ver más de estos dos actores. 

Después de la trilogía de nosotros los pobres, Evita y Freddy protagonizaron 12 películas juntos, dentro de las cuales destacan: Las Huerfanitas (1950) y Los Pobres Van Al Cielo (1951). 

Incluso, llevaron su relación amorosa ficticia protagonizando la serie de comedia Nosotros los Gómez (1987). 

  1. María Chávez y Cantinflas en ¡A Volar Joven! (1947):

Después de que en 1947 se estrenara la increíble comedia ¡A Volar Joven!, película que catapultaría la carrera de Miroslava, Cantinflas y la actriz de origen judío se convertirían en una pareja icónica, pero no por los mismos motivos que todas las demás parejas de esta lista, sino por uno bastante oscuro.

Pasaron muchos años para que el periodista Jacobo Zabludovsky revelara frente a las cámaras, en una entrevista, que la actriz en realidad se había suicidado por Cantinflas. 

  1. Jalil Farad y Sual Farad en El Baisano Jalil (1942): 

Sara García ya había fundado e inventado el estereotipo de la abuelita mexicana en los años 30, cuando el cine comenzó a dar pie a historias que reflejaran los valores de la familia mexicana tradicional. 

Como anciana, aunque apenas se encontraba en sus cuarentas, filmó películas como La Madrina (1937), junto a Jorge Negrete. Pero a la abuelita mexicana le faltaba una pareja, así fue como comenzó su extensa relación profesional al lado de Joaquín Pardavé, comenzando por las película El Baisano Jalil (1942) y el Marchante Neguib (1946), las cuales retrataban la vida de los migrantes libaneses que comenzaban a llegar a México. 

Después de esas exitosas cintas, los dos protagonizaron otras muchas más: La Familia Pérez (1949), Dos Pesos Dejada (1949) y Azahares Para Tu Boda (1950). 

publicidad

Te puede interesar