OPINIóN

5 villanos del cine mexicano a los que amamos y odiamos al mismo tiempo

Estos personajes son brutales y complejos, pero pasaron a ser considerados íconos del cine gracias a su carisma e impacto en la trama de sus filmes

Foto: Alameda Films/ Canana Films/ Bandidos Films
publicidad

En un mundo cinematográfico en donde la complejidad de los personajes es cada vez mayor, existen varios villanos del cine mexicano que han ganado nuestro corazón con su carisma, sus destellos de humor, o actos que nos hacen catalogarlos como nuestros maleantes favoritos.

Este tipo de personajes tienen muy marcado su lado oscuro, pero al mismo tiempo, nos hacen relacionarnos con ellos, simpatizar con sus situaciones, o simplemente apreciar una excelente actuación y destellos de humor que agradecemos eternamente.

¡Conócelos!

Cochiloco

El Infierno (2010)

Después de haber vivido en Estados Unidos más de 20 años, el Benny regresa a su pueblo natal para darse cuenta que a su hermano lo han matado por estar conectado con el narcotráfico. 

Dispuesto a vengar a su hermano, el Benny se dará cuenta de que en un México crudo, esto es una cuestión difícil. Así comienza a trabajar con el Cochiloco, interpretado por Joaquín Cosío.

Si bien tiene buenas intenciones con su amigo, al final es un personaje brutal y violento, pero con una actuación monumental, diálogos ligeros pero consistentes y enorme carisma, todos amamos/odiamos al Cochiloco.

 

El Jaibo 

Los Olvidados (1950)

La película de Luis Buñuel se llevó el premio a Mejor Director en el Festival de Cannes y ha sido nombrada Memoria del mundo por la UNESCO. En ella, Roberto Cobo encarna a “El Jaibo”, un representante fiel de la barriada de México de la década de los cincuenta. Un joven huérfano salido de la correccional, que ante el destino de no saber quiénes fueron sus padres, encuentra el hogar que nunca tuvo en la calle. 

El historial criminal de el Jaibo es enorme, pero resulta imposible no empatizar con su historia, tan cercana a la realidad de México desde hace más de siete décadas. 

 

Conde Karol de Lavud

El Vampiro (1957)

El actor español Germán Robles interpreta al Conde Karol de Lavud en El Vampiro, una cinta mexicana de terror que sigue emocionando a los amantes del género. 

Capa, colmillos y una elegancia rotunda nos hicieron amar a esta versión originaria de las leyendas populares europeas y de la novela “Drácula”, de Bram Stoker.

 

El Mascarita

Matando Cabos (2004)

La segunda aparición de Joaquín Cosío en este conteo, quien en esta ocasión da vida a El Mascarita, un ex luchador que odia que lo llamen por dicho apodo, al grado de desatar peleas monumentales en un bar, pide la cuenta y se va como si nada hubiera pasado. 

Técnicamente no es el antagonista principal de la cinta, pero no podemos negar que encontrarse a un personaje como él en la vida real (o el de El Caníbal) sería suficiente para intimidar a cualquiera.

Su valentía, su humor y lealtad con sus amigos lo convierten en uno de nuestros criminales predilectos del cine mexicano.

 

Amada Díaz

El Baile de los 41 (2020)

Una de las antagonistas con las que más podemos empatizar. Protagonizada por Mabel Cadena y basada en hechos reales, El baile de los 41 trata sobre la redada de un baile en donde 21 hombres bailaban con 21 hombres vestidos de mujeres, entre ellos, el yerno de Porfirio Díaz y esposo de Amada Díaz. 

Y sí, su personaje puede ser odioso, pero los problemas maritales y económicos de la mujer, quien además no puede tener hijos, nos hace verla como una de las figuras más entrañables y que más sentimientos encontrados nos ha generado. 

publicidad

Te puede interesar