OPINIóN

5 lecciones de vida que aprendimos de Fuimos Canciones

Bajo la fachada de una comedia romántica tierna, Fuimos Canciones esconde una serie de lecciones de vida muy valiosas que te queremos compartir

Foto: Netflix
publicidad

Por fin se estrenó Fuimos Canciones (2021) en Netflix y las referencias a las series Sex and the City (1998), Valeria (2020) y Fleabag (2016) son innegables, pues además de hacernos pasar un buen rato, la cinta también nos dejó importantes lecciones de vida.

El trabajo de María Valverde como Maca, nuestra protagonista, es como siempre un deleite; y en esta adaptación de la novela de Elisabet Benavent la amarás casi tanto como en sus papeles en Melissa P. (2006) y Tres Metros Sobre el Cielo (2010).

Si bien la película está permeada por lugares comunes -con la amistad como uno de los ejes centrales de la trama- la realidad es que también nos regala algunos aprendizajes que agradecimos enormemente.

 

Los fantasmas solo son fantasmas.

Desde el inicio de la trama, vemos a Jimena (Elisabet Casanovas), una de nuestras protagonistas, aferrándose a una pérdida de la cual no puede sobreponerse del todo. Bajo la fachada de una comedia romántica ligera, este personaje nos enseña que los fantasmas solo son sombras y que es mejor dejarlos descansar en donde les corresponde: en el pasado. ¿Cuántas veces no nos hemos dejado dominar por los fantasmas de nuestro pasado?

 

A veces los fantasmas se nos aparecen en forma de oscuras tentaciones.

Los personajes de Fuimos Canciones pueden parecer en un inicio, planos y simples. Pero basta con seguir mirando la pantalla para darnos cuenta que siempre tienen algo más que ofrecer. Como lo es en el caso de Adriana (Susana Abaitua), una mujer conservadora y quien tiene toda su vida planeada, pero no contaba con un personaje que iba a llegar en forma de tentación para cuestionar su propia identidad y sus deseos. Con ella aprendimos que se vale cuestionar la idea que teníamos sobre nosotros mismos.

 

Lo que queremos no es siempre lo que mejor para nosotros.

Maca tiene que lidiar con sus propios fantasmas también, ya que después de un corazón roto, tendrá que verse entre la disyuntiva de obtener lo que estuvo buscando durante toda la película, u optar por una decisión que resuena más con el amor propio, con sus ideales y con quien ella es realmente.

A no conformarnos con menos de lo que merecemos

Al inicio de la película, Maca se describe a ella misma como una mujer con una autoestima dudosa, que la ha llevado a tomar decisiones que no la satisfacen ni personal ni profesionalmente. Conforme pasan los minutos, vemos a una Maca mucho más empoderada, atravesada por la libertad y el feminismo, lo cual la llevará a dar un giro muy favorable en su carrera laboral.

 

 

La amistad lo es todo

Sí, quizás es el punto más común de todos, pero la temática sobre la amistad femenina no nos cansa ni en Fuimos Canciones, ni en Girls (2012), ni Fleabag (2016), ni Valeria (2020), pues los clichés son clichés por algo. Sabemos y celebramos la amistad como ese refugio en donde podemos ir a nutrirnos, a descansar el alma y a hacer de cada momento, uno mucho más disfrutable a pesar de los obstáculos que nos tenga preparada la vida.

 

publicidad

Te puede interesar