Tin Tan, Ramón, Ratón y El Loco Valdés: los hermanos que dejaron huella en la comedia mexicana

El cine de oro mexicano y la televisión, no serían lo mismo sin estos personajes que, sin duda, dejaron huella en la industria del séptimo arte y el entretenimiento de nuestro país

Foto: IMDB/Germán Valdés
publicidad

La comedia en México no sería igual sin los Valdés, los talentosos hermanos que, con su humor, carisma, e icónicos personajes, marcaron la pauta de la comedia mexicana y dejaron huella en el cine de oro del país.

Tin Tan (Germán Valdés) y Don Ramón (Ramón Valdés), al igual que “El Loco” y Antonio “Ratón”, lograron que su apellido trascendiera generaciones e incluso, plataformas -sus películas fueron del cine a la televisión y ahora están en servicios de streaming- gracias al tipo de comedia tan diferente y emblemática que crearon cada uno a su estilo y con su esencia.

Germán Valdés, por ejemplo, el mayor de los hermanos, nació el 19 de septiembre de 1915 y saltó a la fama con películas como Calabacitas Tiernas (1949), El Revoltoso (1951), Simbad el Mareado (1950) y El Rey del Barrio (1950). Su imagen de pachuco era lo que más lo caracterizaba y, de acuerdo al medio Sopitas, era un reflejo de sus experiencias en la frontera de Estados Unidos y México.

Además, hizo doblajes al español para algunas películas de Disney, como Los Aristogatos (1970) y El Libro de la Selva (1967), y el cortometraje, La Leyenda de Sleepy Hollow.

 

Ramón siguió los pasos de Germán, aunque en un principio él quería incursionar en la radio. Sin embargo, por su voz “aguardientosa”, no tuvo mucho futuro en esta rama. Fue entonces que debutó en el cine de oro mexicano en el año de 1949, donde compartió créditos con su hermano mayor en el filme Calabacitas Tiernas. Tiempo después, interpretó a Don Ramón en El Chavo del 8 (1971); un personaje que logró ganarse el amor y cariño de la gente, tanto que sigue vigente en el corazón del público.

 

Antonio “Ratón” Valdés compartió créditos con sus hermanos en varias ocasiones, entre ellas destacan Las Mil y Una Noches (1958) y Ahí Madre (1970), pero también supo definir su propio camino en filmes como Maldita Ciudad (1954). 

En fechas recientes tuvo un papel especial en Club de Cuervos (2015).

 

Y el menor de los Valdés, “El Loco”, fue conocido por su humor tan peculiar y sus característicos gestos que lo volvieron un ícono del cine de oro mexicano a la fecha. Al igual que Ramón, “El Loco”, debutó en Calabacitas Tiernas y participó en más de 60 películas como Club de Señoritas (1956) y Muñecas de Medianoche (1979).

Pero, fue en la televisión y en la comedia, donde encontró su nicho y sus más grandes éxitos; como Ensalada de Locos (1970) junto a Héctor Lechuga, Armando Manzanero y Alejandro Suárez, entre muchos programas más.

 

El talento de los hermanos Valdés, sin duda dejó una huella en el medio artístico y es esencial para entender la comedia mexicana como la conocemos ahora, pues ellos crearon el camino para que muchos de los comediantes que conocemos hoy, pudieran crecer en esa rama de la actuación.

publicidad

Te puede interesar