NOTICIAS

¿Quién era Mank? Así fue la vida del ícono de Hollywood que aparece en la película de Fincher

El filme de Netflix da una mirada a la industria del cine en una época trascendental en su historia

Foto: Netflix/Getty Images
publicidad

La nueva película de David Fincher, Mank (2020), llegó a Netflix para mostrar cómo era Hollywood en la década de los 30 y lo hace a través de la vida de Herman J. Mankiewicz, el guionista de El Ciudadano Kane (1941).

Pero, ¿quién fue Mank en realidad y cuál fue su legado en la industria cinematográfica? 

El escritor era de origen judío. Su familia emigró de Alemania a Estados Unidos, en donde se educó y, con el paso del tiempo, se convirtió en un crítico de teatro que llamó la atención por su estilo particular de escribir; fue así que dejó Nueva York para trabajar en Hollywood como guionista. 

Aunque rápidamente se hizo un lugar trabajando en filmes como El Mago de Oz (1939) y Sus Dos Pasiones (1942), sus posturas políticas y alcoholismo lo metieron en problemas en numerosas ocasiones e incluso, sus producciones fueron vetadas en Alemania por un guión anti-Hitler que escribió en 1933, reportó The New Yorker. 

Como lo muestra el filme, Mank era un hombre con un sentido del humor muy particular que luchó por que le dieran crédito como escritor en la cinta de Orson Welles y, aunque sí lo pusieron como un coescritor, en ese entonces no recibió el reconocimiento que merecía. 

 

Fue décadas después, gracias a la publicación de “Raising Kane” –un controversial texto de Pauline Kael– que el público descubrió que Mankiewicz fue quien escribió la obra casi en su totalidad.

Este artículo es precisamente en el que se basó Jack Fincher, el fallecido padre del director, para el primer borrador del guión, que su hijo retomó para la producción de Netflix que se estrenó hace días. 

Cuando salió el ensayo de Kael en 1971, El Ciudadano Kane ya era considerada como la Mejor Película de Todos los Tiempos por la prestigiosa revista Sight and Sound, así que la polémica no se hizo esperar.

Varios desmintieron las afirmaciones de la autora, incluso el mismo Welles, pero fue una pieza de Peter Bogdanovich para Esquire que finalmente reveló que fue un trabajo en equipo, algo que igual era polémico porque, en esa época, los directores eran considerados como la principal mente creativa en cualquier película.

 

 

De hecho, Bogdanovich entrevistó a Charles Lederer (un personaje que tiene una aparición en Mank) y él le contó que el guionista se quejó alguna vez de todos los cambios que Welles le estaba haciendo a su material.

Al final, El Ciudadano Kane fue un nuevo aire para Mankiewicz, pero este impulso duraría poco ya que sus viejos hábitos lo alcanzaron y falleció en 1953 a causa de problemas renales. 

Su legado en la industria permanece a 67 años de su muerte. En vida participó en más de 95 películas según IMDb y, aunque en algunas de ellas no se le da el crédito, los amantes del cine seguramente podrán reconocer el ingenio de Mank en clásicos del cine. 

publicidad

Te puede interesar