NOTICIAS

10 grandes películas del cine independiente americano moderno

Conoce los inicios de cineastas como Gus Van Sant, Quentin Tarantino y Paul Thomas Anderson.

Foto: Miramax Films
publicidad

El término “cine independiente” ha sido explotado hasta el cansancio; sin embargo hubo una época en la que realmente representaba algo diferente en el panorama cinematográfico. Si bien las cintas realizadas fuera del sistema de los estudios no son exclusivas de algún periodo, en los años ochenta y noventa aparecieron varias películas de bajo presupuesto que terminaron por cambiar las reglas de la industria, aunado a que el festival de Sundance y los Independent Spirit Awards se afianzaron para dotarle de identidad a un tipo de cine que le hacia frente a las grandes producciones de Hollywood. 

¿Cómo se elige al ganador de la Palma de Oro en Cannes?

Dado que Jim Jarmusch – uno de los pioneros del en ese entonces “nuevo cine independiente americano” – está de regreso con Paterson (2016) (a estrenarse en México el próximo 2 de junio), en Sector Cine les presentamos una selección con algunos clásicos estadounidenses que llevaron el término “indie” a las masas y que a su vez significaron los inicios de cineastas ahora reconocidos y premiados a nivel mundial. ¿Cuáles ya vieron? 

Extraños en el paraíso (Stranger Than Paradise, 1984) 

El segundo largometraje de Jim Jarmusch es considerado uno de los más importantes de los años ochenta dado que sentó bases para el boom del cine independiente moderno que sucedería una década después. 

Mala noche (1985)

Gus Van Sant es otro de los grandes pioneros y su ópera prima Mala noche – filmada en 16mm por solo $25 mil dólares – también representó un nuevo panorama del cine queer. 

Sexo, mentiras y video (sex, lies, and videotape, 1989)

Steven Soderbergh hizo historia con Sexo, mentiras y video al convertirse en el director más joven en ganar la Palma de Oro en Cannes (sólo tenía 26 años en 1989). Esta cinta también fue importante a nivel industria: se produjo con un presupuesto de $1.2 millones de dólares y ganó poco más de $24 millones. La compañía Miramax Films, fundada por los hermanos Weinstein, comenzaba a disfrutar de su época dorada. 

Slacker (1991)

En una escena totalmente diferente a la de Los Ángeles y Nueva York, el joven Richard Linklater logró destacar en Austin, Texas con esta extraña cinta filmada en 16mm y un presupuesto muy limitado de $23 mil dólares. Quizás lo más importante es que Linklater inspiró a otros jóvenes, como Kevin Smith, a realizar sus propias películas de bajo presupuesto.

Las películas de terror independientes más importantes

El mariachi (1992)

Robert Rodríguez hizo lo que parecía imposible: se convirtió en una estrella del cine a partir de una película filmada en México con tan solo $7 mil dólares. Se ganó el mote del “rebelde sin crew”, ya que El mariachi fue escrita, producida, dirigida, filmada y editada por él mismo. 

Perros de reserva (Reservoir Dogs, 1992)

Influenciado por el cine de acción de Hong Kong, Quentin Tarantino pasó de ser un empleado en una tienda de videos al llamado “primer cineasta rock star”. Su debut, Perros de reserva, fue un éxito en el festival de Sundance y dio paso a la legendaria Tiempos violentos (Pulp Fiction, 1994).

Clerks (1994)

Como ya mencionamos, Kevin Smith tomó inspiración de Richard Linklater y se lanzó al ruedo para filmar una cinta que se desarrolla alrededor de dos empleados de una tienda de abarrotes. Significó otro éxito para Miramax y el comienzo del View Askewniverse, universo compartido del propio Smith. 

Hoop Dreams (1994)

Suena improbable pero un documental de tres horas – enfocado en un grupo de niños afroamericanos que quieren destacar en el basketball – se convirtió en un éxito comercial. También ganó el premio de la audiencia en el festival de Sundance y fue nombrado el mejor filme de los noventa por el popular crítico Roger Ebert. 

Ken Loach: Una voz para la clase obrera

Bottle Rocket (1996)

Una de las voces más únicas que emergieron de esta ola de cine americano indie fue la de Wes Anderson, quien junto a sus amigos Owen y Luke Wilson completó este largometraje inspirado en su propio corto del mismo nombre. No fue un éxito de taquilla pero Anderson fue ganando reconocimiento al grado que Martin Scorsese nombró Bottle Rocket una de las mejores cintas de los noventa. 

Hard Eight (1996)

La ópera prima del gran Paul Thomas Anderson no podía faltar. Anderson tenía solo 25 años cuando se estrenó y si bien tuvo problemas con el estudio (su título original era Sidney pero fue cambiado), fue una experiencia clave para que luego se consolidara con los clásicos de los noventa Boogie Nights (1997) y Magnolia (1999).

publicidad

Te puede interesar