NOTICIAS

Películas exitosas que se rodaron sin un guion terminado

Muchas de las frases más memorables del cine fueron improvisadas por sus actores.

Foto: https://static1.squarespace.com/static/5771aaa19f7456dea6774840/t/5796e157e6f2e187da376283/146950589
publicidad

A una película se le pueden perdonar muchas cosas, pero no un mal guion. Los errores técnicos o la pobreza en la producción pueden pasar a segundo plano si la historia que se cuenta es lo suficientemente buena, pero esto es algo que nunca sucede a la inversa. Aún así, hay películas que comienzan a producirse sin un borrador final terminado, y muchas sufren ajustes y reescrituras enteras durante la filmación, dependiendo más de las capacidades de improvisación de sus actores y del director. A continuación presentamos una lista de películas que se rodaron sin un guion terminado, y que a pesar del caos de sus producciones lograron éxito en taquilla y con la crítica:

1. Iron Man: el hombre de hierro (Iron Man, 2008)

Resulta difícil imaginar que una producción de este tamaño y complejidad se haya realizado sin un guion final, pero eso fue exactamente lo que sucedió. De entrada conseguir un guionista para la cinta fue complicado, ya que muchos de los candidatos rechazaron el trabajo por tratarse en ese entonces de un superhéroe poco conocido. Después, el enfoque de los productores hacia las secuencias de acción y los efectos visuales en lugar de los personajes provocó que el guion perdiera prioridad, y obligó al director John Favreau, a Robert Downey Jr y a Jeff Bridges a improvisar la mayoría de los diálogos sobre la marcha, haciendo que muchas de las líneas más memorables de la cinta fueran creadas por los propios actores.

http://media.aintitcool.com/

2. El ocaso de una estrella (Sunset Boulevard, 1950)

Este clásico del cine americano que hace un retrato nada favorable de la industria de Hollywood se rodó sin un guion, no tanto por complicaciones de producción sino por la resistencia del director Billy Wilder a mostrarle el borrador completo a los ejecutivos y censores de la industria. En cambio Wilder se dedicó a enviar pedazos del guion separados a los ejecutivos para que tuvieran la menor cantidad de información posible e incluso filmó la película con un nombre diferente, todo para salirse con la suya.

http://media.aintitcool.com/

3. Lawrence de Arabia (Lawrence of Arabia, 1962)

Otra superproducción al puro estilo hollywoodense, la historia de T.E. Lawrence estelarizada por Peter O’Toole fue llevada al cine con un guion que se fue escribiendo durante el rodaje. Una primera versión, escrita por Michael Wilson, fue desechada por el director David Lean durante la producción porque decidió que la película debía enfocarse en el personaje de Lawrence más que en el conflicto político e histórico de la Rebelión Árabe de 1916. El dramaturgo británico Robert Bolt fue el encargado de la reescritura, que se suspendió durante un tiempo cuando fue arrestado por participar en una protesta en contra del uso de armas nucleares.

http://media.aintitcool.com/

4. Al filo del mañana (Edge of Tomorrow, 2014)

Esta alucinante aventura de ciencia ficción con invasiones extraterrestres y viajes en el tiempo tenía todos los ingredientes necesarios para convertirse en un desastre de taquilla por lo caótica de su producción. Basada en la novela japonesa All You Need is Kill, la producción comenzó a pesar de que el director Doug Liman acababa de desechar buena parte del guion original, y  que había decidido ir haciendo ajustes durante el rodaje. Tres escritores después, finalmente llegó Christopher McQuarrie, que se encargó de darle un final al guion cuando el rodaje ya llevaba varias semanas de haber comenzado.

http://nerdbastards.com/

5. Casablanca, 1942

Pocos saben que una de las películas más icónicas del cine estadounidense, y sin duda una de las más citadas y parodiadas en el mundo, comenzó a filmarse sin el guion completo. Para darle más tiempo a los escritores de terminar, la cinta se rodó en orden cronológico (algo muy inusual en las producciones de cine), comenzando por las partes del guion que ya estaban completas. Muchas de las frases más reconocidas como la famosa “Here’s looking at you, kid” fueron improvisadas por los propios actores, y la legendaria línea final “Louis, I think this is the beginning of a beautiful friendship”, fue grabada en post producción ya que la película estaba terminada.

https://keithandthemovies.files.wordpress.com/

6. Tiburón (Jaws, 1975)

La película que catapultó a Steven Spielberg al estrellato fue una auténtica pesadilla de hacer: complicaciones de producción, fallas mecánicas en el tiburón y, sí, un guion incompleto, provocaron que el rodaje se extendiera por más de cien días y que el costo de la película se elevara al triple de lo que estaba presupuestado. Al final la intervención del guionista Carl Gottlieb y una buena edición, lograron transformar esta caótica cinta en una de las más emblemáticas del nuevo cine de Hollywood de los setenta.

https://whalebonemag.com/

7. 8 ½ (Otto e mezzo, 1963)

Esta clásica obra auto referencial del maestro italiano Federico Fellini comenzó la producción sin que el Fellini mismo tuviera del todo claro de qué trataba la película, original e irónicamente concebida como la historia de un hombre que padece de bloqueo creativo. Poco antes de comenzar, ya con el cast y el equipo contratados, Fellini sufrió una verdadera crisis creativa y olvidó la esencia de la película, llegando incluso a considerar abandonarla por completo. Finalmente y gracias a un súbito destello de inspiración, el director decidió enfocar la historia en sus propias experiencias y crisis durante el desarrollo de la cinta y convirtió a Guido Anselmi, su personaje principal, en un director con bloqueo creativo batallando por terminar una película de ciencia ficción. Como no había un guion y, por lo tanto, no había diálogos disponibles, éstos fueron escritos y grabados durante la post producción de la película.

http://cdn.collider.com/

8. Gladiador (Gladiator, 2000)

La historia del general romano que se convirtió en esclavo y terminó luchando en la arena del Coliseo no es, ni de cerca, tan tortuosa como la de la manera en la que se hizo la película. Esta superproducción se lanzó a los desiertos de Marruecos sin tener un guion terminado y continuó con la filmación reescribiendo escenas enteras sobre la marcha, provocando la irritación de actores y equipo de producción. La historia original, escrita por David Franzoni, sufrió cambios significativos cuando el escritor William Nicholson se involucró durante la filmación para agregar todos los elementos espirituales de la historia, como el concepto de un más allá y el deseo de Maximus de reencontrarse con su familia en otra vida. Esto, aunado a las dificultades técnicas y a la súbita muerte del actor Oliver Reed antes de terminar sus escenas provocaron que el proyecto se convirtiera en un infierno, pero también hicieron más dulces las 12 nominaciones y 5 Oscars que recibió la cinta.

http://theredlist.com/

publicidad

Te puede interesar