NOTICIAS

Películas basadas en una historia real que cambiaron por completo la historia verdadera

Estas historias no son tan “reales” como nos las vendieron.

Foto: Fuente: queensfilmtheatre.com
publicidad

Dicen por ahí que la realidad supera a la ficción. Es precisamente por eso que el cine se sirve tanto de historias verdaderas, aunque para fines dramáticos tenga que hacer ajustes y distorsionar un poco la realidad. Ahora, hay de distorsiones a distorsiones, y aunque siempre se vale modificar un poco la verdad para hacer una película más entretenida, existen casos en los que la historia que vemos en pantalla tiene poco que ver con la que sucedió en realidad. A continuación te presentamos una lista de películas basadas en historias reales que cambiaron por completo los hechos:

Argo, 2012

La increíble historia de la operación de inteligencia liderada por la CIA que rescató rehenes americanos de Irán haciéndose pasar por un equipo de cineastas buscando locación para su siguiente cinta de ciencia ficción es completamente real, pero la película protagonizada y dirigida por Ben Affleck se toma muchas libertades. La más grave fue eliminar casi por completo las contribuciones del gobierno de Canadá a la operación. De acuerdo con el ex presidente Jimmy Carter los canadienses contribuyeron con el 90% de las ideas y en realidad el rol de la CIA fue mínimo, cosa que la película ignora por completo.

The Blind Side – Un sueño posible (The Blind Side, 2009)

Basada en la historia real del jugador profesional de fútbol americano Michael Oher, esta película narra la historia de Leigh Anne Tuohy, una mujer blanca de clase media que decide adoptar a Oher tras enterarse de que éste vive prácticamente en la calle y de que ha sido abandonado por su madre biológica. Estelarizada por Sandra Bullock, que por su trabajo ganó el Oscar a Mejor Actriz en 2010, la cinta se apega a la realidad sólo hasta cierto punto, y el propio Oher declaró posteriormente que la película lo retrataba como si fuera tonto y no supiera jugar fútbol, deporte que en la vida real había practicado desde los 14 años.

Una mente brillante (A Beautiful Mind, 2001)

Dirigida por Ron Howard y protagonizada por Russell Crowe, Una mente brillante (A Beautiful Mind, 2001) narra la historia del matemático y Premio Nobel John Forbes Nash en su batalla contra la esquizofrenia. La película se apega a la realidad solamente hasta donde le conviene, exagerando mucho la esquizofrenia de Nash e inventando por completo sus alucinaciones con agentes del gobierno y su supuesto trabajo para el Departamento de Defensa. Otro cambio importante es su matrimonio, que en la vida real no fue ni de cerca tan exitoso como lo retrata la película. Por si fuera poco, el verdadero John Nash era famosamente anti-semita, elemento que quedó convenientemente fuera de la cinta.

Capitán Phillips (Captain Phillips, 2013)

La verdadera historia del barco Maersk Alabama, secuestrado en 2009 por piratas en las costas de Somalia, se convirtió primero en libro y finalmente en película en 2013. De acuerdo con la película el heroico Capitán Phillips, después de insistirle a su tripulación que se mantuvieran alejados de la costa, fue quien rescató el barco y se entregó voluntariamente como rehén a los piratas. En la vida real, y de acuerdo a todos los miembros de la tripulación del barco, fue precisamente Phillips el que insistió en navegar cerca de la costa de Somalia, y el heroísmo de su personaje en la cinta no podría estar más alejado de la realidad.

En busca de la felicidad (The Pursuit of Happyness, 2006)

Pocas cosas levantan el ánimo como las historias de gente que comienza en el fondo de la pirámide y a base de trabajo y perseverancia alcanza la cima. En busca de la felicidad (The Pursuit of Happyness, 2006) narra la verdadera historia de Chris Gardner, un exitoso empresario e inversionista que comenzó su carrera vendiendo scanners médicos y viviendo literalmente en la calle con su hijo pequeño. Aunque Gardner efectivamente alcanzó el éxito gracias a su trabajo y esfuerzo, la figura del padre del año que la cinta intenta vender no es del todo real. El verdadero Chris Gardner vivió alejado de su hijo por varios meses y en realidad lo tuvo mientras estuvo casado con otra mujer, que en algún punto lo denunció por abuso doméstico. Otro detalle que la cinta omite es que Gardner también vendió drogas para sobrevivir y era consumidor frecuente de cocaína.

Atrápame si puedes (Catch Me if You Can, 2002)

La historia del estafador Frank Abagnale es real y fascinante, pero ni de cerca tan entretenida como la hace ver la película. De entrada, el agente del FBI interpretado por Tom Hanks que le sigue la pista durante toda la película en realidad no existió, y se trata de una combinación de los varios agentes reales que persiguieron a Abagnale a lo largo de su carrera criminal. Las llamadas navideñas de Abagnale a su perseguidor tampoco son reales, principalmente porque de acuerdo con el propio estafador hubiera sido una estupidez hacerlas. El padre de Abagnale, interpretado por Christopher Walken no era tampoco un estafador, y de hecho en la vida real se convirtió en una de las primeras víctimas de su hijo.

La novicia rebelde (The Sound of Music, 1965)

El clásico musical está inspirado en la verdadera historia de la familia Von Trapp, que efectivamente existió y que también tenía una debilidad por el canto. Fuera de eso la película se inventa varias cosas, comenzando por el hecho de que María Von Trapp era la “buena onda” en la familia. En realidad era el capitán Von Trapp el que se portaba de manera más paternal con los niños y la madrastra Von Trapp la que imponía la disciplina. El climático final en el que la familia escapa de los nazis caminando por los Alpes también es inventado, y en la vida real los Von Trapp simplemente se subieron a un tren y salieron de Austria muy campantes.

El último rey de Escocia (The Last King of Scotland, 2006)

Protagonizada por Forest Whitaker y James McAvoy, esta cinta narra la historia de la amistad entre el dictador ugandés Idi Amin y su médico personal Nicholas Garrigan, quien se convierte en su confidente antes de darse cuenta de las atrocidades que el régimen del dictador está cometiendo contra la población de su país. Idi Amin existió y efectivamente fue un genocida, pero la historia de su amistad con el médico es falsa porque el personaje de Garrigan ni siquiera existió. Los eventos de la película son en su mayoría ficticios y otros están mezclados con anécdotas reales.

publicidad

Te puede interesar