NOTICIAS

Parejas del cine que se odiaban en la vida real

Algunas lograron ocultarlo, otros arruinaron la película.

Foto: Fuente: blogseitb.com
publicidad

Parte del reto de actuar es trabajar con personas con las que no necesariamente hay química. Es imposible que todo el mundo se lleve bien, y cuando se trata de actores que deben interpretar una pareja en pantalla el reto puede ser doblemente difícil. Ya sea por diferencias en el método de trabajo, peleas o simple antipatía, los actores y actrices de esta lista lograron ocultar su odio mutuo y fingir que se querían, incluso si no se volvieron a hablar el resto de sus vidas. A continuación te presentamos una lista de parejas del cine que se odiaban en la vida real:

Angelina Jolie y Johnny Depp en El Turista (The Tourist, 2010)

Una película con Angelina Jolie y Johnny Depp como protagonistas suena interesante, pero la realidad del rodaje fue otra. De acuerdo con gente involucrada con la producción, Jolie y Depp no se soportaban y constantemente tenían fricciones en el set. Jolie consideraba que Depp era sucio y que no se había puesto en forma para la película, mientras que Depp opinaba que Jolie era demasiado prepotente y engreída. La falta de química entre ambos se notó en pantalla, y la crítica destrozó la cinta por esto.

Dakota Johnson y Jamie Dornan en Cincuenta sombras de Grey (Fifty Shades of Grey, 2015)

Estos dos no se odian precisamente, pero tampoco son grandes amigos y en pantalla se nota. Basada en la novela del mismo nombre, Cincuenta sombras de Grey (Fifty Shades of Grey, 2015) fue anunciada en su momento como el evento cinematográfico del año y atrajo cientos de miles de personas a las salas. El resultado, por lo menos ante la crítica, es desastroso. Además de un pésimo guion la química entre Johnson y Dornan (que debería ser como el 90% de la película) es prácticamente inexistente, y eso hace que la cinta sea aún más vergonzosa. 

Leonardo DiCaprio y Claire Danes en Romeo+Julieta (Romeo+Juliet, 1996)

Esta sigue siendo una de las películas románticas más emblemáticas de los noventa. Estelarizada por un muy joven Leonardo DiCaprio y una todavía más joven Claire Danes de 16 años, la adaptación de Baz Luhrmann del clásico de Shakespeare no fue ninguna historia de amor en el set. De acuerdo con reportes de la filmación Danes y DiCaprio se odiaban. Danes consideraba a DiCaprio un inmaduro y odiaba las bromas que éste hacía en el set. DiCaprio, por su lado, opinaba que Danes era una “apretada”, y ambos evitaban hablarse mientras la cámara no estuviera rodando.

Harrison Ford y Sean Young en Blade Runner, 1982

La maravillosa y legendaria Blade Runner, 1982 sigue siendo una de las cintas de ciencia ficción más aclamadas de todos los tiempos, incluso si el rodaje no fue precisamente la experiencia más agradable del mundo. Además del odio que buena parte del equipo y el reparto sentían por el siempre perfeccionista y demandante Ridley Scott, Harrison Ford y Sean Young, su co estrella e interés romántico en la cinta, no se soportaban. El odio entre ambos era tal que el resto del equipo apodaba la escena de amor entre ellos como “la escena de odio”.

Julia Roberts y Nick Nolte en Uno contra otro (I Love Trouble, 1994)

Roberts y Nolte se llevaron tan mal en el set de Uno contra otro (I Love Trouble, 1994) que su enemistad continúa hasta la fecha. Al parecer la relación entre ambos era tan mala que tuvieron que filmar varias escenas por separado porque no se podían ni ver la cara, y Julia Roberts se ha referido a Nolte varias veces como un tipo sumamente desagradable. Nolte tampoco se ha quedado callado, y ha declarado que Roberts no es buena persona. Al día de hoy ambos siguen sin poder verse.

Patrick Swayze y Jennifer Grey en Baile caliente (Dirty Dancing, 1987)

Esto sin duda romperá el corazón de varios fanáticos, pero la legendaria pareja interpretada por Patrick Swayze y Jennifer Grey en Baile caliente (Dirty Dancing, 1987) no se llevaba nada bien detrás de cámaras. Swayze estaba especialmente desconcertado con la actitud de Grey, a quien criticó por sus intempestivos cambios de humor y la pésima manera en la que se tomaba las críticas. Afortunadamente estos dos sí pudieron superar sus diferencias y eventualmente se convirtieron en amigos.

Meryl Streep y Dustin Hoffman en Kramer vs. Kramer, 1979

Streep y Hoffman (un intenso promotor del método) tuvieron una pésima relación en el set de Kramer vs. Kramer, 1979, en donde interpretaban a una pareja recién separada. Hoffman decidido a “ayudar” a la interpretación de Streep se dedicó a hacerle la vida imposible, haciendo comentarios hirientes sobre su recién fallecido novio para ponerla nerviosa y hacerla entrar en personaje, y llegando en una ocasión a cachetearla antes de una toma.

Sir Laurence Olivier y Marilyn Monroe en El príncipe y la corista (The Prince and the Showgirl, 1957)

Sir Lawrence Olivier y Marilyn Monroe tuvieron una muy difícil relación profesional mientras filmaban El príncipe y la corista (The Prince and the Showgirl, 1957). Al parecer, Olivier no consideraba a Monroe particularmente talentosa, y constantemente se quejaba de que se le olvidaran las líneas y de la obsesión de la actriz por el famoso “método”. De acuerdo a la historia, las cosas llegaron a su punto más álgido durante la filmación de una escena en la que Olivier decidió humillar a Monroe pidiéndole que intentara “ser más sexy”, cosa que enfureció y ofendió a la actriz.

publicidad

Te puede interesar