NOTICIAS

Detonadores en películas que nos hacen llorar

Estudios han demostrado que el 92% de las personas han llorado por lo menos una vez con una película, además, es posible coincidir con las personas acerca de cuáles son las películas que los han hecho llorar, esto tiene un porqué.

Foto: Columbia Pictures
publicidad

Tus incontrolables llantos tienen una razón de ser y es que las películas cuentan con escenas realizadas con detonadores en común que, como simples mortales que somos, nos quiebran y nos hacen reconsiderar la razón de muchas cosas.

A continuación, la lista de 5 detonadores que tienen en común las escenas que nos hacen pues…chillar. 

*Obviaremos cualquier película de Pixar y Disney, pues todos sabemos que no hay humano que no llore (si tú no lo haces, no eres mortal).*

La ambientación

La escenografía de una escena puede crear el ambiente perfecto para que cualquier cosa que pase en ese lugar sea trágico, deprimente o desolador. El mejor ejemplo para esto, es la tristísima escena en el baño del metro de Will Smith en En busca de la felicidad (The pursuit of happiness, 2006). Tenemos al niño dormido, la decadencia del baño del metro, la suciedad y la impotencia de Will Smith. Esta película te puede hacer llorar de inicio a fin, pero esta escena en especial está envuelta en un sentimiento muy particular.

La actuación 

Es el actor/actriz quien realmente nos transmite el sentimiento de una escena. Una buena actuación puede tocar hasta la más profunda de nuestras fibras.

En Náufrago (Cast away, 2000), Tom Hanks interpreta a su personaje de manera espectacular, haciéndonos empatizar con la situación y hasta creernos su profunda relación con su compañero Wilson. En esta escena, Chuck Noland logra salir de la isla, pero al quedarse dormido, pierde a su querido amigo Wilson. Su gran actuación nos contagia el sentimiento de desesperación por perderlo.

Lo humano

En cuanto más real sea una situación para nosotros, más grande será nuestra empatía hacia ella.

Dicen que no hay persona más sádica en este mundo que la que escribió Marley y yo (Marley and Me, 2008) y estamos de acuerdo, pues ver a Owen Wilson diciéndole a Marley lo buen perro que es, durante un minuto entero, mientras muere, resulta devastador.

La música

La música siempre juega un papel muy importante, sea para películas o en la vida real. La música lleva el ritmo de una escena, nos dice cuándo emocionarnos, cuándo suspirar y hasta nos detiene el corazón. En la escena del hundimiento de Titanic (Titanic, 1997) ésta juega un doble papel, nos lleva entre imágenes de desconsuelo y redención y nos cuenta sobre los responsables de la melodía y de cómo ellos también están viviendo el momento.

El amor

Claro que también lloramos de felicidad, de ternura y de alegría. En La decisión más difícil (My sister’s keeper, 2009) tenemos una escena que nos rompe el corazón al ver la felicidad por la que está pasando la familia de Kate. ¿Cómo no quedarnos sin aliento al ver ese lindo momento entre Kate y su papá?

Podríamos continuar mencionando factores y escenas, pero nuestro punto está claro, hay escenas que nos pueden hacer llorar a todos y la industria del cine lo sabe. Nuestro consejo es que un buen llanto a nadie le hace mal, dejemos de resistirnos y empecemos a hidratar esos ojos. 

publicidad

Te puede interesar