NOTICIAS

Lo mejor y lo peor de Venom: Carnage Liberado

La segunda entrega de Tom Hardy tiene aciertos y algunas cosas que pudieron ser mejores, a continuación hacemos un repaso de todos los detalles

Foto: Sony Pictures
publicidad

Por fin se estrenó la esperada secuela Venom: Carnage liberado (2021) y se convirtió en un éxito taquillero de inmediato, por lo que vale la pena hablar de sus aciertos y lo que nos quedó a deber.

Woody Harrelson encarna a la perfección al psicópata Cletus Kasady, de hecho, se siente como si hubiera algo del personaje que el actor interpretó en Natural Born Killers en 1994, y para contarnos parte de su historia recurren a un segmento animado. Es una forma ingeniosa de contar su pasado y muy ad hoc con su personalidad, aunque también un poco desgarradora. 

 

Otro acierto son los efectos especiales. Tras mostrarnos la versión de Venom que merecíamos en la entrega anterior (la de Topher Grace en Spider-Man 3, de 2007, quedó a deber), ahora se superaron al llevar del cómic a la pantalla grande a Carnage, quien es visualmente más complejo de realizar que su padre. 

Son pocas las ocasiones en que se llega a ver forzada la unión de los simbiontes. 

 

Las peleas están muy bien coreografiadas y la película tiene un gran ritmo entre las escenas de acción y todo el tiempo está pasando algo. Podemos considerar que se trata de la mitad de este largometraje y no se contuvieron para mostrar que Carnage es un personaje sanguinario, estuvieron a dos rayitas de que fuera una película slasher, pero la sangre sí se ve y la masacre que deja a su paso también.

Se puede decir que los 97 minutos de duración no tienen tiempos muertos, excepto por una secuencia. Lo raro es sin lugar a dudas la fiesta a la que llega Venom luego de estar separado de Eddie Brock (Tom Hardy). Al inicio se puede considerar divertida, pero la verdad es que sobra, pues si quitamos toda esta parte se entiende la trama a la perfección. Eso sí, los memes y stickers de esta pachanga son lo máximo.

No podemos terminar este texto sin hablar de la comedia, que es prácticamente la mitad de la película. Cabe aclarar que si no te gustó el humor de la primera cinta, entonces puede que acá tampoco te rías tanto porque se mantiene igual y es llevado un poco más allá.

 

En esta ocasión hay muchos chistes y la dinámica entre Eddie y Venom es casi como una comedia romántica o, para ser más exactos, unbromance”, es decir, una amistad graciosa entre hombres que están muy unidos. 

En conclusión, tenemos un producto entretenido que cumple con su premisa, te divierte y te mantiene al filo de la butaca, con todo y su escena post-créditos incluída. Si ya la viste, ¿qué fue lo que más te gustó? Si todavía no la ves, ¿qué esperas?

publicidad

Te puede interesar