NOTICIAS

Las 5 películas más controversiales del Cine de Oro mexicano

Estas películas clásicas molestaron a los grupos encargados de proteger los códigos morales de su época, aunque ahora parezca exagerado

Foto: escena de La Diosa Arrodillada
publicidad

A lo largo de la historia, el cine ha funcionado como un registro cultural de diversas épocas al mostrar sus tradiciones y sus motivaciones, pero también sus imperfecciones; algo que no siempre es del agrado de los que se dedican a proteger ciertos “códigos morales” de la sociedad.

En el caso del Cine de Oro mexicano, varias asociaciones se encargaban de monitorear que las películas no mostraran temáticas inapropiadas para ese tiempo y por lo general era casi obligatorio someterse a estas expectativas.

Sin embargo, muchos cineastas siguieron adelante con sus ideas y, a pesar de la controversia alrededor de estos filmes, con el paso de los años siguen siendo motivo de conversación. 

 

La Diosa Arrodillada (1947)

Según Emilio Fernández los besos no tenían lugar en el cine, ya que eran un avance del pecado, pero el director Roberto Gavaldón decidió llevar estos momentos “privados” a la pantalla en la icónica película protagonizada por María Félix.

Calificada como una cinta “prohibida”, La Diosa Arrodillada desató mucha curiosidad pero también indignación y, en uno de los crímenes más extraños, la escultura que se colocó en el cine Chapultepec fue robada y se encontró destrozada días después en un tramo de la carretera a Toluca.

A pesar de esto, el filme fue uno de los más taquilleros, superando incluso a Los Tres García (1947), que se estrenó casi al mismo tiempo. 

 

Sombra Verde (1954)

Para la segunda aparición de Gavaldón en esta lista recordamos la cinta protagonizada por Ricardo Montalbán y Ariadna Welter, cuya trama incluía tintes de erotismo que eran poco comunes en la época.

Desde antes que comenzara el rodaje se eliminaron algunas escenas del guión por su contenido y aún así se consideró una película polémica, ya que en varias tomas se distingue el pecho de la protagonista a través de un vestido semitransparente.

Por supuesto, el director continuaría desafiando a la autoridad moral en sus demás proyectos, siendo el caso de Rosa Blanca (1961) otro filme que terminó en censura.

 

La Fuerza del Deseo (1955)

La actriz Ana Luisa Peluffo escandalizó a muchos al hacer el primer desnudo del cine mexicano, en esta historia en la que una mujer que trabaja como modelo cautiva a dos pintores con su belleza. 

“Debo decir que hubo muchas críticas. En la calle me reclamaban: ‘¡Qué barbaridad, qué desvergüenza!’ Mi padre llegó a decir: ‘¡Qué cosa tan espantosa!’ Claro que mi mamá le decía que había sido una decisión mía, sin presión de ningún tipo y menos por tratarse de conseguir dinero. Era un desnudo estático y estético, sin provocación, como la modelo de un pintor. Sólo así se pudo exhibir”, dijo Peluffo en una entrevista a El Universal. 

La mexicana continuó participando en filmes que rompían con las normas sociales y hasta se rumoró que su figura fue la base para la estatua de Diana la Cazadora.

 

Juventud Desenfrenada (1956)

Puede que hoy en día parezca extraño que el rock de los 50 hubiera sido tan escandaloso, pero recordemos que en aquel entonces era un género musical sumamente polémico y, de hecho, la cinta cuenta con fuertes tintes de moralidad destinados a juzgar a esta generación.

Aún con esta visión conservadora por parte de la producción, la actriz Aída Araceli hizo un desnudo que tuvo que ser censurado en varias versiones de la película, lo cual atraparía la atención de la gente, sin embargo, la joven se vio envuelta en un escándalo por su relación con un político y decidió abandonar su carrera en el cine solo unos años después.

 

Los Olvidados (1950)

Luis Buñuel enfrentaría todo tipo de críticas por esta película que busca retratar el lado más crudo de la vida en México, incluso, desde antes que se filmara se trató de detener la producción.

“Los Olvidados es algo más que un film realista. El peso de la realidad que nos muestra es de tal modo atroz, que acaba por parecernos imposible e insoportable. Y así es: la realidad es insoportable; y por eso, porque no la soporta, el hombre mata y muere, ama y crea”, escribió Octavio Paz sobre la cinta.

Meses más tarde, los mexicanos se retractarían de su reacción al ver el recibimiento que tuvo en Cannes… y el resto es historia.

 

publicidad

Te puede interesar