NOTICIAS

Las 13 figuras del Cine de Oro que todo mexicano debe conocer

Esta época tan importante definió la historia del cine hecho en México y hoy en día permanece el legado de sus actores, actrices y directores

Foto: IMDb
publicidad

El Cine de Oro está lleno de leyendas que han pasado a la historia por sus increíbles películas que retratan los sueños y conflictos de la sociedad mexicana en dos de las décadas más cruciales del siglo 20.

Actores como Pedro Infante, Jorge Negrete, María Félix y Dolores del Río, se convirtieron en grandes estrellas de la época e incluso, hoy en día la mayoría podemos nombrar al menos un par de sus cintas más famosas.

Mientras que en la dirección, Emilio “El Indio” Fernández e Ismael Rodríguez fueron quienes llevaron a la pantalla numerosas historias que conmovieron a más de una generación. 

Pero en realidad, son muchos los talentos que hicieron importantes aportaciones a la industria fílmica del País, así que a continuación hacemos una recopilación de otras figuras del Cine de Oro mexicano que todos deben conocer.

 

Lupita Tovar

La oaxaqueña comenzó su carrera en películas mudas de Hollywood, pero regresó al país para protagonizar la primera cinta del cine sonoro mexicano, Santa (1932).

Aunque después de una corta carrera decidió retirarse para enfocarse en su familia, su legado permanece gracias a este icónico papel y también porque su hija, Susan Kohner siguió sus pasos y se convirtió en una talentosa actriz nominada al Óscar.

 

Roberto Cobo

Fue uno de los pocos actores adolescentes del Cine de Oro mexicano pero, aún a su corta edad, su talento no era el de un principiante, pues desde los ocho años formó parte de una compañía de teatro itinerante.

Su gran oportunidad llegó de la mano de Luis Buñuel en la polémica cinta, Los Olvidados (1950), una historia que mostraba la cruda realidad de los jóvenes de los suburbios de la Ciudad de México.

 

Roberto Gavaldón

El cineasta comenzó su carrera como actor y posteriormente se inclinó por la dirección, sumándose a la lista de los realizadores más importantes de la época. 

A diferencia de algunos de sus colegas, Gavaldón no le tenía miedo a la censura, por lo que se atrevió a incluir uno de los primeros besos de la pantalla en su película, La Diosa Arrodillada (1947), con María Félix y Arturo de Córdova. 

 

Mimí Derba

Se convirtió en la primera directora del cine mexicano y fue fundadora de Azteca Films, compañía que produjo varios filmes como La Tigresa (1917), que ella misma dirigió. 

También hizo una aparición en Santa y desde ahí se concentró en la actuación, logrando trabajar con increíbles figuras del momento. 

 

Abel Salazar

Tuvo una brillante carrera actuando en importantes películas como Los Tres García (1946) y El Pecado de Laura (1949), pero su carrera dio un giro ya que por un tiempo se enfocó en filmes de terror, como productor y protagonista.

El Vampiro (1957), El Ataúd del Vampiro (1957) y La Casa Embrujada (1964) son algunas de las cintas pioneras de este género en México. 

 

Fernando Soler

Este actor fue parte de la icónica Dinastía Soler, conformada por él y sus hermanos: Mercedes, Julián, Domingo y Andrés; todos ellos motivados por sus padres, quienes dedicaron su vida al teatro.

Su trayectoria en la actuación incluye más de 100 películas, pero también fue un aclamado director, productor y guionista. 

 

Blanca Estela Pavón

La fama de Pedro Infante llegó a un nivel muy alto gracias a la trilogía de su personaje, Pepe el Toro, pero hay que reconocer que si no fuera por “La Chorreada” como su coestrella, este rol no hubiera sido tan icónico. 

Ambos conformarían una de las parejas más importantes de la pantalla, repitiendo la fórmula en varias películas y, aunque hubieron rumores de un posible romance, esto nunca sucedió y simplemente fueron increíbles colegas.

 

Silvia Pinal

Las nuevas generaciones conocen el rostro de Silvia gracias a Mujer, Casos de la Vida Real (1986), un programa que no podía faltar en casa de la abuela, pero la actriz también tiene un rol sumamente importante en el cine nacional.

Además de todas las películas que protagonizó, fue gracias a ella que sobrevivió la única copia de Viridiana (1961), el filme de Luis Buñuel que fue censurado en España por el régimen franquista. 

 

Joaquín Pardavé

En sus inicios trabajaba como telegrafista de Ferrocarriles Nacionales, pero al mismo tiempo comenzó a mostrar sus dotes artísticos como compositor, para luego convertirse en uno de los rostros más importantes de la actuación.

Sorpresivamente, el histrión falleció horas después de filmar una de sus escenas en la película Club de Señoritas (1956). Actualmente muchos lugares públicos llevan su nombre, como un homenaje a uno de los grandes del cine mexicano. 

 

Ninón Sevilla

La actriz cubana fue una de las figuras más importantes del cine de rumberas, el cual floreció en la época del Cine de Oro, como un fenómeno que combinaba muchas referencias fílmicas. 

Ninón fue la protagonista de Aventurera (1950), la obra más representativa de este género, que hace notorio el contraste entre las heroínas clásicas de la época, con estas mujeres de un contexto urbano y más “real”.

 

Ignacio López Tarso

Muchos conocen al actor por sus proyectos más recientes, que sin duda son muestra de la fuerte base que desarrolló al principio de su carrera, gracias a uno de sus papeles más icónicos, el de Macario (1960).

La película fue la primera cinta mexicana en ser nominada al Óscar en la categoría de Mejor Película Extranjera. 

 

Juan Orol

El cineasta español se ganó el mote de “el rey del cine noir mexicano”, además, fue pionero del cine de rumberas, que ya mencionamos anteriormente.

Orol comenzó como un actor secundario, pero debutó como director en Madre Querida (1935). También fundó dos casas productoras, una en México y otra en Cuba, lo que permitió el intercambio de talentos. 

 

Katy Jurado

La actriz originaria de Guadalajara destacó en varios filmes nacionales, pero su historia cambió en 1951 cuando fue invitada a Hollywood por el cineasta estadounidense, Budd Boetticher.

En su carrera alternó en producciones mexicanas e internacionales, por las que obtuvo dos nominaciones a los Golden Globes, ganando en una ocasión, además de otra nominación al Óscar en 1955.

publicidad

Te puede interesar