NOTICIAS

La verdadera historia del romance de Dolores del Río y Orson Welles

La relación entre estos íconos del cine sigue resultando fascinante por el status profesional que ambos alcanzaron con el paso del tiempo

Foto: Getty Images
publicidad

Dolores del Río es una de las divas del Cine de Oro que hasta la fecha sigue siendo un ícono para los mexicanos, ya que con sus películas y belleza sigue siendo la perfecta representación de esta época tan importante para el cine nacional.

Por supuesto, esto ha provocado una fascinación por sus películas, pero también por su vida personal, y nada resulta más interesante que el romance que tuvo con famoso actor y director estadounidense, Orson Welles.

Por años se han reportado los detalles alrededor de su amorío pero, ¿realmente cómo fue la relación de estas leyendas del cine?

 

Dolores llegó a Hollywood en los años 20 por sugerencia del director Edwin Carewe, quien quedó cautivado por ella durante una visita que hizo a México y prometió convertirla en una estrella, así que ella y su entonces esposo, Jaime del Río, se mudaron a Estados Unidos para probar suerte.

La actriz pasó de hacer papeles secundarios a realizar roles más importantes en películas mudas y, paralelo a esto, se fue modernizando junto con la industria, al participar en los primeros filmes sonoros de aquel tiempo, como Ramona (1928).

Junto con su carrera también prosperaron sus relaciones en Hollywood. Por un tiempo estuvo relacionada sentimentalmente con Cedric Gibbons, el director artístico de MGM, pero terminó pidiéndole el divorcio para comenzar un amorío con Welles.

Según la biografía de Orson Welles escrita por Barbara Leaming, el director estaba obsesionado con la mexicana desde que era un adolescente, ya que vio varias de sus cintas y, cuando llegó a Hollywood, estaba determinado a conquistarla.

 

Un amor de película

No se sabe con exactitud en qué fiesta se conocieron, pero comenzaron a pasar más y más tiempo juntos, e incluso, la mexicana estuvo apoyando al director en la premiere de El Ciudadano Kane (1941), su filme más reconocido.

Al mismo tiempo que florecía el romance con Del Río, el director se apasionó por México y viajó al país con la actriz para supervisar la filmación de It’s All True, la película que nunca terminaría por problemas con la casa productora, RKO Pictures.

La única ocasión en la que la pareja trabajó en el mismo filme fue Journey into Fear (1943), aunque no faltaron los planes de historias en pantalla que lamentablemente nunca se materializaron… al igual que su boda. 

En archivos de Getty se aprecian imágenes en las que se refieren a Dolores del Rio como la prometida de Orson Welles y se hace mención de que tenían intenciones de casarse, pero un viaje del director a Río de Janeiro terminó por arruinar estas ilusiones.  

 

Ahí, él le dio rienda suelta a sus amoríos con otras mujeres y, tras su ruptura con la leyenda mexicana (quien le mandó un telegrama para cortarlo), decidió comenzar a cortejar a Rita Hayworth, la famosa actriz con la que después se casaría.

Mientras tanto, Dolores regresó a México para gozar de un nuevo aire de fama que llegaría gracias a sus papeles en la era del Cine de Oro, siendo Flor Silvestre (1942), María Candelaria (1944) y Las Abandonadas (1944), algunas de las cintas más icónicas, que hoy en día siguen siendo de las favoritas de muchos gracias a sus retransmisiones en canales de streaming. 

Aunque lo suyo no funcionó y cada quien siguió su camino, Dolores y Orson fueron amigos después de su ruptura, de hecho, el director se referiría más tarde a Dolores del Río como “el gran amor de su vida” y su historia se convertiría en objeto de fascinación para muchos de sus fanáticos, al ser una de las primeras “power couples” de Hollywood. 

publicidad

Te puede interesar