NOTICIAS

La explicación de todos los asesinos de Fear Street y sus historias

Aunque algunos tuvieron más tiempo en pantalla, hay pocos detalles de los otros asesinos que atormentan a los protagonistas de la película de Netflix

Foto: Netflix
publicidad

La trilogía Fear Street (2021) se volvió icónica por sus personajes y referencias a los clásicos de terror, pero también por los aterradores asesinos que regresan de la muerte para cumplir con la maldición de la bruja, cuyas identidades necesitan mayor explicación.

Cada que Sarah Fier los llama, una gran variedad de fantasmas aparecen; atemorizando a todos con las armas que los convirtieron en asesinos cuando aún estaban vivos en Shadyside.

Fear Street: 1666 (2021) aclara la verdadera naturaleza de este embrujo, pero no por eso deja de resultar intrigante descubrir las historias de cada uno de los asesinos. 

Esto es lo que la saga reveló de sus identidades:

 

Y ojo, SPOILERS a continuación

Ryan Torres (1994)

Este joven empleado del centro comercial es la última víctima de la maldición de Sarah Fier… o más bien de la familia Goode. 

Es fácil reconocerlo por su capa oscura y máscara de esqueleto, muy al estilo de Scream (1996). Su rol en esta historia comenzó con el asesinato de Heather (Maya Hawke) y una vez que resucitó se convirtió en uno de los fantasmas más aterradores de la saga, y el responsable de la muerte de Kate y Simon.

 

 

El asesino del Campamento Nightwing (1978)

La segunda entrega de la trilogía nos presentó a nuevos personajes, entre ellos a las hermanas Berman y sus intereses amorosos adolescentes, Nick Goode y Tommy.

Por sus investigaciones sobre la bruja de Shadyside, la enfermera del campamento anticipa que algo malo ocurrirá con este último, por lo que intenta asesinarlo sin tener éxito. Esa misma noche él empieza a mostrar una actitud extraña y provoca una masacre en el lugar. 

En total mató a 12 chicos.

 

Ruby Lane (1965)

La joven es reconocible porque cada que aparece canta “You Always Hurt The Ones You Love”, mientras juega con una navaja de afeitar de forma coqueta.

Su historia ocurre en el año 1965 cuando, por influencia de la “bruja”, mata a su novio y a otros seis amigos, para después cortarse las venas como un intento por detener las voces que la motivaron a cometer el crimen. 

Harry Rooker “el Lechero” (1950-1953)

Este asesino solo aparece brevemente en algunos momentos de la saga, por lo que no se saben tantos detalles de su vida. 

El recorte de periódico que aparece en el opening explica que era un repartidor de leche que perdió la cordura y asesinó a un total de siete clientas, justo en la puerta de sus casas. 

 

Billy Barker (1922)

El pequeño es otro de los fantasmas que atormenta a los protagonistas de Fear Street; siempre aparece con una máscara y un bate de béisbol que agita salvajemente.

De acuerdo a la leyenda, mató a sus dos hermanitos mientras dormían; lo cual conectaron con el bullying que sufría por parte de los demás porque tenía el rostro desfigurado. Murió después de los hechos así que no se revelaron más detalles de su crimen.

 

El Estafador (1904)

Es el asesino del que se conocen menos detalles. Al principio de la película un recorte de periódico explica que mató a varias chicas, pero fuera de eso solo tiene una breve aparición en flashbacks del lago. Quizá lo más llamativo es su extraña máscara y atuendo de traje con todo y moño.

Cyrus Miller (1666)

La tercera parte de Fear Street mostró una de las matanzas más brutales, sobre todo al ser la que comenzaría con la maldición de Shadyside. 

El pastor del pueblo de Union se empezó a portar extraño un día y poco a poco los aldeanos notaron que algo estaba raro con sus cosechas. Tiempo después, el hombre secuestra a todos los niños y los asesina quitándoles los ojos, solo para hacerse lo mismo después

El ancestro de los Goode, Salomon, es el que lo detiene de una vez por todas, pero más adelante descubrimos que todo fue su culpa y la maldición de la bruja solo fue un invento para culpar a la pobre Sarah por algo que no hizo. 

publicidad

Te puede interesar