NOTICIAS

Frida Kahlo y sus relaciones cinéfilas

En el aniversario 111 del natalicio de la pintora mexicana, recordamos las relaciones íntimas que estableció con el cine y sus protagonistas

Foto: Sector Cine

Por Andrés Olascoaga @AndresOlasToro

Dolores del Río y Marlene Dietrich posan frente al retrato de una amiga en común: Frida, hacia 1940.

Aunque la figura y obra de la pintora mexicana Frida Kahlo es reconocida en todo el mundo, su vida parece un misterio para muchos. Sin embargo, gracias a la reciente apertura que ha manifestado el Comité Técnico de la Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo a algunos de los rincones íntimos de la pareja de artistas, podemos entender un poco más de los gustos y aficiones de uno de los emblemas culturales más importantes de nuestro país, entre ellos el cine.

A propósito del 111 aniversario de su natalicio, recopilamos un par de acercamientos que Kahlo tuvo con el séptimo arte nacional e internacional y cómo su figura ha sido llevada a la pantalla grande.

Eisenstein en México

Poco después de contraer nupcias, en el otoño de 1929, Diego Rivera y Frida Kahlo viajaron a los Estados Unidos para cumplir algunas comisiones que le habían encargado al pintor y asistir a la presentación de una retrospectiva que el Museo de Arte Moderno de Nueva York le rendiría a Rivera. Ahí Kahlo conoció al cineasta Serguéi Eisenstein, quien ya había entablado una relación con su esposo durante uno de los viajes del artista mexicano por la capital de Rusia.

Tras enterarse de las dificultades que Eisenstein enfrentaba en su país y Estados Unidos para levantar sus nuevos proyectos, la pareja le propuso viajar a México. Bastó solo una breve conversación para convencer al director de visitar nuestro país y tomar nuestro territorio como escenario para algunas de sus películas. Aunque sus primeros días fueron algo ríspidos, pues él y dos de sus asistentes fueron encarcelados al llegar a México, el resultado fue favorecedor; Eisenstein filmó en nuestro país más de 60 mil metros de película y su relación con el matrimonio Rivera Kahlo, quienes albergaron al soviético en su casa de Coyoacán, permaneció cercana hasta la muerte del director en 1948.

Por cierto, en la película Eisenstein en Guanajuato, filme del director británico Peter Greenaway que narra los días que el realizador pasó en el estado de Guanajuato para investigar la cultura religiosa mexicana motivado por su fascinación por el Día de Muertos, la actriz Cristina Velasco Lozano interpretó a Kahlo en uno de sus encuentros con el cineasta ruso.

Rivera y Kahlo (de pie); Sergei Eisenstein (a pie de árbol), Imagen: Colección Fototeca Pachuca

 

La ciudadana Kahlo y Dolores en carne y óleo

Rivera, Kahlo y Del Río, sin fecha ni autor conocido

A pesar de que su imagen política no le permitía relacionarse con facilidad con el recién formado star system del cine mexicano, Kahlo se mantuvo cercana a algunas figuras del cine de oro nacional con las que incluso llegó a fotografiarse, entre ellas la actriz Dolores del Río. Una genuina amistad se formó entre Kahlo y una de las  parejas de la actriz, el director y actor estadounidense Orson Welles (en imagen de portada de este artículo).

La pintora y la protagonista de Enamorada gustaban de pasar tiempo juntas, platicar sobre su vida y problemas y apoyarse en momentos difíciles, prueba de ello es una de las cartas presentadas en la exposición “Ecos de tinta y papel”, donde Kahlo agradecía a la actriz un préstamo en efectivo y lamentaba no poder pagárselo pronto debido a su reciente divorcio de Rivera.

En 1939, Kahlo le obsequió a Del Río el cuadro Dos desnudos en el bosque (La tierra misma), que en 2012 fue subastado por la casa Christie’s. La pieza fue regalada a la actriz en agradecimiento por su amistad y esta la conservó hasta sus últimos días; tras su muerte, la obra quedó en manos de su último esposo, Lewis Riley, quien lo vendió a una coleccionista en 1989.

Del Río y Kahlo posan junto a miembros del grupo Contemporáneos, sin fecha ni autor conocido

No tiene la culpa el Indio…

Sin embargo, no todas las estrellas de cine eran bien recibidas por Kahlo, una de ellas fue el famoso director de cine Emilio “El Indio” Fernández, con quien tuvo una rivalidad que se mantuvo hasta sus últimos días.

Aunque en el plano artístico ambos manifestaban un diplomático respeto por la obra del otro, en el terreno personal Kahlo detestaba a Fernández por sus usuales conductas irresponsables, entre ellas las innumerables fiestas que el cineasta celebró en su casa del barrio de Santa Catarina, a las que Diego Rivera asistía frecuentemente.

Ante su necesidad por comunicarse con su esposo, Kahlo acudía a la puerta del lugar y pedía a la pequeña hija del director, Adela, que le entregara una serie de recados. Su rivalidad jamás pudo solucionarse, pues sobrevino el divorcio y la eventual muerte de Kahlo.

Pese a la amistad del director con Rivera, el distanciamiento con Kahlo continuó hasta su muerte. Colección Fototeca de Pachuca

Las dos Fridas (literalmente)

Claro que una figura como Frida Kahlo no podía pasar desapercibida por las cámaras de cine. En 1983, el director Paul Leduc estrenó Frida, naturaleza viva, biopic en el que Ofelia Medina interpretaba a la pintora. La cinta, también protagonizada por Juan José Gurrola y Claudio Brook, exploraba diversos pasajes de la vida de Kahlo y las relaciones que marcaron su carrera y su existencia. La película ganó 9 premios Ariel, incluyendo Mejor Película, Mejor Dirección y Mejor Actriz.

Posteriormente, Hollywood retomaría a Kahlo en Frida, dirigida por Julie Taymor. En el filme, basado en la biografía Frida: A Biography of Frida Kahlo de Hayden Herrera, Salma Hayek retrata algunos de los pasajes más difíciles de Kahlo, su relación con Rivera, el accidente que le cambió la vida y la trascendencia de su arte. La película fue nominada a 6 premios Oscar y ganó dos: Mejor Música Original para Elliot Goldenthal y Mejor Maquillaje.

Imagen: Televisa Cine (izq.), Miramax Films (der.)

 

¿Conoces algún otro dato que relacione a Frida y al cine?

Te puede interesar