NOTICIAS

Esta es la historia real que inspiró Tick, Tick… Boom!, la nueva película de Andrew Garfield

Hoy se estrena Tick, tick… boom! en Netflix, la historia detrás del creador de Rent (1996), bajo la dirección de Lin-Manuel Miranda

Foto: Netflix
publicidad

Andrew Garfield protagoniza Tick, Tick… Boom! (2021), la cual ha sido considerada como la mejor actuación de su carrera hasta el momento, deslumbrando a la audiencia por la pasión que le imprime a la inspiradora historia de Jonathan Larson, el autor de los musicales “Rent” y “Tick, Tick… Boom!”

Pero eso no es todo, la producción es la ópera prima como productor dentro de la carrera del artista Lin-Manuel Miranda, compositor de “Hamilton”, el musical del 2004 sobre la vida de Alexander Hamilton, uno de los padres fundadores de Estados Unidos.

La película está ambientada en el Nueva York de los años noventa y la representación de la ciudad llega a convertirse casi en un personaje en sí mismo. Un mundo cruel en una de las ciudades más frenéticas, en donde sobrevivir y dar rienda suelta a la pasión creativa son dos disyuntivas casi incompatibles.

 

Así vemos cómo las preocupaciones de Jonathan se ven reflejadas en el guión, abordando temas como la adicción, la homofobia, y la pandemia del VIH-SIDA.

Pero la trama va más allá y se centra principalmente en el proceso creativo de Larson para construir el musical “Tick, Tick… Boom!”, el cual le tomó casi una década inmerso en deudas, que trabajó como mesero, y que tenía una enorme ansiedad por crear algo genial, y así surge el monólogo autobiográfico de rock Tick, Tick… Boom!, que ahora se adapta a la pantalla grande.

Andrew Garfield tuvo que prepararse durante un año para aprender a cantar, y en una entrevista para Deadline, señaló que pudo comprender mucho más a fondo la figura del compositor: “Fue como si Lin me volviera a presentar a un hermano perdido hace mucho tiempo que no sabía que tenía, como un hermano mayor con el que sentí un parentesco. Alguien que es revolucionario que vio la angustia del mundo a su alrededor y lo convirtió en belleza”, comentó.

Larson, ganador de un Premio Pulitzer y del Tony gracias a “Rent”, fue un artista que partió de este mundo demasiado pronto. Tanto, que no pudo ver el éxito de la obra que lo consumió durante una década.

 

Una semana antes del estreno de su obra a mediados de enero de 1996, fue trasladado a un hospital después de desvanecerse, en donde le diagnosticaron infección de estómago.

El 25 de enero, una noche antes del primer pase privado oficial, Jonathan llegó cansado a su casa después del ensayo final de vestuario de Rent y de dar una entrevista para el New York Times, se calentó agua para un té, y murió.

Informes posteriores anunciaron que padecía Síndrome de Marfan y que había sufrido un aneurisma de aorta.

Tick, tick… boom! es una pieza emocionante sobre uno de los artistas más adelantados a su época, que exploró sin miedos, con mucha valentía, dedicación y sacrificio nuevos géneros y nuevas formas artísticas, y que muy tristemente no llegó a conocer los frutos de su éxito.

 

publicidad

Te puede interesar