NOTICIAS

El final definitivo de El Mundo Oculto de Sabrina explicado, ¿qué pasó con la bruja adolescente?

La temporada final de la serie de Netflix dejó a muchos con sentimientos encontrados

Foto: Netflix
publicidad

El Mundo Oculto de Sabrina (2018) llegó a su fin tras cuatro temporadas y los fans de la serie están confundidos –y algunos indignados– con el abrupto final de la historia basada en el cómic juvenil. 

Y es que, al ser una de las producciones que Netflix decidió cancelar repentinamente, parece que quedaron algunos cabos sueltos sobre la batalla de la bruja adolescente con las fuerzas del mal. 

A continuación, analizamos lo que sucedió en los últimos episodios de la serie, obviamente con SPOILERS, así que sigue leyendo bajo tu propio riesgo si aún no estás al corriente con el show. 

 

 

En esta temporada, Sabrina (Kiernan Shipka) y sus amigos tienen que lidiar con los Terrores Eldritch, los cuales demuestran ser enemigos dignos del aquelarre de Greendale, pero son los últimos dos, El Infinito y El Abismo, los que realmente los ponen en aprietos. 

Sabrina Morningstar viaja a una realidad alterna en la que sus tías son las actrices de la serie noventera (Caroline Rhea y Beth Broderick) y además aparece el Salem original, quien resulta ser el responsable de todo lo que pasa en este universo, ya que él es El Infinito. 

Mientras busca una forma de escapar, Sabrina Morningstar se da cuenta de que El Abismo está cada vez más cerca y está por destruir esta realidad, así que se sacrifica para advertirle a Sabrina Spellman que pronto será el turno del planeta Tierra de luchar contra este mal.

 

Devastada por perder a su doble, Sabrina Spellman consigue la Caja de Pandora para enfrentarse a El Abismo y destruirlo de una vez por todas, pero su familia la trae de regreso antes de que pueda terminar el ritual.

Aquí es donde las cosas se ponen extrañas, incluso para los estándares de la serie, ya que sin querer Sabrina se fusionó con una parte de El Abismo y empieza a desaparecer objetos y personas sin poder controlarlo, así que pone en marcha un nuevo plan que terminará siendo fatal para la joven bruja. 

Sabrina no sobrevive la herida que le hicieron para sacar la parte de El Abismo que había dentro de ella, así que después de despedirse de sus seres queridos fallece y lo siguiente que vemos es el funeral de las Sabrinas: Morningstar y Spellman. 

Esto es problemático porque, aunque la intención era darle paz al personaje, todo sucede demasiado rápido y el Más Allá parece una versión alternativa de El Abismo. Además, muchos personajes revivieron a lo largo de la serie (la tía Hilda, el hermano de Harvey, la reina de belleza asesinada por Satanic Panic…), ¿de verdad no había un hechizo que pudiera salvar a la protagonista?

 

Por si fuera poco, Nick insinúa que se quitó la vida para poder volver a estar con ella en el Más Allá, algo que provocó fuertes críticas por hacer que el suicidio sea un “detalle romántico”, algo que aparentemente Netflix no aprendió después de 13 Reasons Why (2017).

¿Y qué pasó con el resto de los personajes? En realidad no queda tan claro…

Prudence decide descuartizar al Padre Blackwood para evitar que siguiera haciendo maldades, Lilith recupera sus poderes después de asesinar a Lucifer y beber su sangre, mientras las tías deciden volver a vivir juntas –con todo y el Doctor C– para sobrellevar su duelo.

Del resto del elenco asumimos que siguieron adelante con sus vidas, pero el episodio final no nos da más pistas de lo que ocurre después.

Todo esto parece ser un final “feliz”, pero dura tan poco cada escena y lo que se muestra es tan superficial, que realmente no se siente como una conclusión satisfactoria para una serie que le dio un giro a un personaje tan nostálgico como el de la bruja adolescente. 

publicidad

Te puede interesar