NOTICIAS

El Agente Topo: La historia de la única producción latina nominada a los Óscar 2021

Reflexionamos sobre esta increíble historia sobre la vejez, que llevó a don Sergio Chamy a competir por el Óscar

Foto: Netflx
publicidad

El señor Sergio Chamy está en una encrucijada en su octogenaria vida: sacudirse y reactivarse después de la triste muerte de su esposa, o resignarse a pasear por el mismo centro comercial, que ya se sabe de memoria, por el resto de sus días.

Su historia y su intento por modernizarse se muestra en El Agente Topo (2020) un documental chileno, dirigido por Maite Alberdi que, disfrazado de película de detectives, nos cuenta las aventuras del hombre de entonces 83 años.

Es la única producción latina nominada al Óscar este año, compitiendo en la categoría de Mejor Largometraje Documental.

 

Sergio se encuentra en una situación cada vez más común de observar. Si bien el nido ya estaba vacío desde hace varios años, le quedaba la compañía de su esposa, la cual el destino le ha retirado, dejándolo completamente solo, en casa.

Su suerte parece cambiar cuando encuentra un anuncio de trabajo en el periódico, se busca hombre de entre 80 a 90 años. En un mundo donde una persona desempleada de más de 40 es considerada como una persona “vieja” y (aparentemente) sin mucho que aportar, don Sergio encuentra este llamado como un milagro, al cual decide atender.

 

Sergio acepta entrar a una casa de retiro con una tarea que parece simple: infiltrarse al asilo sin ser descubierto, reportar cualquier hallazgo relevante y lo más importante, confirmar si la madre de una cliente es o no maltratada; sin duda, cualquier espía podría lograrlo, solo que él no es ningún espía.

La primera parte del documental es un entretenido recuento del conflictuado entrenamiento por el que Rómulo (jefe de Sergio), hace pasar a nuestro protagonista; desde intentar hacer una videollamada por Facetime, hasta enviar un mensaje de voz por Whatsapp, somos testigos de lo difícil, y, aceptemoslo, gracioso, que puede llegar a ser para las personas de la tercera edad el adaptarse a la tecnología y los celulares, que en éste caso, es una herramienta necesaria para realizar el trabajo.

Como todo un caballero, Sergio logra adaptarse al ambiente dentro de la casa de retiro. Conoce poco a poco a sus compañeros, en su mayoría mujeres, quienes no ven para mal la entrada de un nuevo compañero, algunas inclusive lo ven muy bien, invitándolo a comer o a pasar algún tiempo libre juntos. Es así como se va ganando la confianza de la gente a la que abordará para obtener información.

 

Conforme pasan los días y al completar sus reportes, Sergio confirma que no hay situaciones alarmantes de maltrato por las cuales preocuparse, ya que al contrario de lo pensado, en el asilo tratan a todos muy bien, más el señor Chamy está convencido de que existe otro problema, aún más grave.

El tono gracioso de comedia involuntaria al inicio del documental, se va desvaneciendo conforme este avanza, para mostrarnos una dura realidad, donde la situación en la que viven algunos habitantes se hace presente.

 

Los abuelitos cargan con el peso de una angustia, generada por la realidad que se difumina a través de la soledad y la demencia (muchas veces inducida por la primera), tratando de juntar ideas, como un rompecabezas, para explicarse a ellos mismos el porqué sus familiares no los han ido a visitar; la soledad, siempre presente, se vive en esa casa de retiro compartida con los demás, hasta que simplemente, los habitantes ya no están.

El Agente Topo es un documental con detalles de ficción, los cuales no han sido revelados o especificados. El paso del tiempo es inevitable y seremos afortunados si logramos vivir más de 80 años ó ir a una ceremonia de los Óscares, como don Sergio.

publicidad

Te puede interesar