NOTICIAS

La felicidad en la que vivo: Un cortometraje sobre la vejez trans

El director Carlos Morales, ganador del Ariel a Mejor Cortometraje Documental por ‘Sinfonía de un mar triste’, presenta un proyecto sobre Samantha Flores.

Foto: Ni Muy Muy Ni Tan Tan Films
publicidad

Por Carlos Morales Samantha Flores

El director Carlos Morales, ganador del Ariel a Mejor Cortometraje Documental, presenta su nuevo proyecto, en esta ocasión sobre Samantha Flores. La cámara del joven realizador sigue a una mujer transexual que, con más de ocho décadas de vida, disfruta vestirse de gala para bailar y busca abrir una casa de retiro para personas como ella.

Sin embargo, la lucha de Samantha como activista se muestra desde unos matices generosos. Lejos de hacer un cortometraje enfocado en las dificultades que ella ha pasado a lo largo de su vida, el director prefiere hacer énfasis en la música, Bellas Artes, el danzón, el amoroso esmero en su arreglo personal y otros detalles que dan cuenta de un gozo vital.

“Con 87 años, a Samantha le tocaron cosas muy difíciles: el VIH, la violencia, muchos acontecimientos que pudieron estar en el documental, pero fue una decisión muy personal el querer contar otra faceta de su historia. Por eso se llama La felicidad en la que vivo”, dijo Carlos Morales en entrevista con Sector Cine.

Ni Muy Muy Ni Tan Tan Films

Al verla en una fiesta, a Carlos le llamó la atención la presencia de la mujer. Al conocerla más a fondo, le pareció increíble su propósito de compartir su bienestar con otros adultos mayores de la comunidad LGBTI, que a veces sufren abandono.

“Creo que son de esas historias que hay que contar. Después de venir del documental pasado, que es un poco violento -que también esas historias son necesarias-, estas otras tienen que encontrar un espacio. Ella tiene una causa sumamente necesaria y creo que estos temas se tienen que tocar para abrir debates, legislaciones, iniciativas”, expresó el director.

Sinfonía de un mar triste, su cortometraje anterior, seguía a un joven orillado a desplazarse debido a la violencia. La historia se presentó en la competencia de la sección Generation 14plus del Festival de Cine de Berlín y, posteriormente, llegó a Sundance.

Samantha ya logró fundar el albergue “Vida Alegre”. Carlos, por su parte, completó el financiamiento de su nuevo proyecto mediante apoyo. “Samantha dice que los ancianos de la comunidad gay se regresan al clóset. Cuando la conocí y fui a su casa, quise representar en los interiores ese gran clóset metafórico del discurso de Samantha. A partir de ahí salió, de manera formal, la propuesta de puesta en cámara” compartió Carlos.

Ni Muy Muy Ni Tan Tan Films

El cineasta planea realizar otro cortometraje más (acerca de la migración y la mujer) como ejercicio previo antes de dar el paso hacia un largometraje de ficción. En el documental corto, Carlos Morales ha encontrado su escuela para escribir, dirigir y contar historias.

publicidad

Te puede interesar