NOTICIAS

Candyman: El final explicado y las teorías sobre el futuro de la franquicia

La película de terror fue fiel a la versión de 1992, pero también agregó un nuevo detalle a la mitología del personaje

Foto: Universal Pictures
publicidad

Con Candyman (2021), la directora Nia DaCosta demostró que aún es posible profundizar en la historia del icónico villano de los 90 y, de hecho, el final de la película adelantó la posibilidad de que la franquicia continúe en el futuro.

En esta nueva entrega se trató de modernizar al personaje y se abordó de forma más consciente el discurso social al centro de la trama, específicamente a través de la fuerte situación que le ocurre al personaje de Yahya Abdul-Mateen II.

Pero antes de entrar en detalle tenemos que advertirte que este análisis incluye SPOILERS, así que sigue leyendo bajo tu propio riesgo.

 

La explicación del final de Candyman

El filme de terror nos presenta a Anthony, un artista visual que necesita refrescar su creatividad, así que decide visitar la zona de los Cabrini-Green Projects –en donde surge la leyenda de Candyman– en busca de inspiración. 

Mientras recorre el lugar se encuentra con Burke, un hombre que parece saber todo sobre el espíritu asesino porque tuvo un encuentro con él en el pasado, pero curiosamente su nombre era Sherman Fields, no Daniel Robitaille, como se explica en la versión original. 

Conforme pasan los días algunos allegados de Anthony cometen el (fatal) error de decir el nombre de Candyman cinco veces frente al espejo y, por si fuera poco, el protagonista empieza a tener una transformación física derivada de la picadura de una abeja, el insecto que simboliza al ente.

 

Poco a poco va incrementando la tensión hasta que descubrimos que todo está pasando porque Burke sabe que Anthony tiene una conexión con Candyman y planea usarlo para detener la gentrificación en la comunidad de Cabrini-Green.

Resulta que Anthony es el mismo bebé al que secuestró el villano en la película de 1992 y Burke necesita que muera para que se convierta en el nuevo Candyman, desatando una ola de asesinatos que seguramente alejarán a la gente blanca de la zona. 

En un giro inesperado, el protagonista y su novia son secuestrados por el hombre para completar la transformación. Hecho que ocurre cuando la policía llega al lugar y de la nada le dispara a Anthony, un paralelo a la brutalidad policiaca que ha provocado el fallecimiento de muchos ciudadanos afroamericanos. 

 

Otro momento muy real es cuando los policías capturan a Brianna y tratan de intimidarla para que el mundo no sepa que mataron a un hombre que no presentaba ninguna amenaza para ellos. 

Ella responde invocando a Candyman, quien asesina a los policías y le pide a la joven que mantenga viva su leyenda. Justo en este momento vemos como el rostro de Yahya Abdul-Mateen II se transforma en el de Tony Todd, confirmando que ahora son como uno mismo.

¿Quién es el verdadero Candyman?

Esta es la parte que puede parecer confusa para algunos, pues la película explica que no hay un solo Candyman, sino que esta entidad funciona como una colmena. 

Sí, Daniel Robitaille fue el primero en transformarse, pero con el paso del tiempo otras  personas afroamericanas que han muerto injustamente también se convirtieron en seres paranormales con necesidad de venganza. 

Un ejemplo es Sherman Fields, el hombre a quien conoció Burke en el pasado y, ahora, Anthony. 

 

Esta es la más clara señal de que Dacosta y el productor Jordan Peele tienen la intención de expandir la saga, además de que cambia por completo la mitología del personaje establecida en un inicio. 

También hay que destacar que las críticas han sido mixtas, así que habrá que esperar para que el estudio decida si es factible continuar con esta historia. 

¿A ti te gustaría que continuara la franquicia del personaje?

publicidad

Te puede interesar