NOTICIAS

Amalgama de Carlos Cuarón, una película que habla sobre el dolor como ninguna otra

Después de siete años de no presentar un largometraje, Cuarón estrena en el FICM esta película que cuenta la historia de cuatro dentistas

Foto: FICM
publicidad

Siete años después de no estrenar un largometraje, Carlos Cuarón por fin presenta Amalgama (2020) y la estrena en el 18 aniversario del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM). 

 

En una rueda de prensa con los actores protagonistas Manolo Cardona, la actriz peruana Stephanie Cayo, Tony Dalton y Miguel Rodarte, Cuarón habló sobre la concepción de esta nueva cinta.

 

La historia ya había sido anunciada hace casi un año y trata sobre cuatro dentistas que, tras coincidir en una convención en la Riviera Maya, se enfrentan con sus verdades y demonios, que desencadenan situaciones que van entre la comedia negra y las personalidades opuestas de cada uno de ellos.

 

El director de Besos de Azúcar (2013) explicó que “la idea de Amalgama surgió hace 10 años cuando acudí al Festival de Cartagena y visité las Islas del Rosario, así que pensé que yo tenía que hacer algo en ese lugar”. 

 

El director explicó también que después de decidir la idea de tener cuatro personajes encerrados un fin de semana en una isla “pasamos al casting exhaustivo hasta que di con mis cuatro actores y encontré lo que estaba buscando”. 

 

La armonía y las emociones que cada uno de los actores llevó al set fue inigualable para Cuarón: “Es una película para entrar en catarsis e invitar a la audiencia a hacer los cambios que necesita hacer en su vida y a decir finalmente lo que tienen que decir”, explicó el director.

 

La idea central de la cinta era poder problematizar el dolor y llevarlo a otras dimensiones y reflexiones: “Cuando se me ocurrió el concepto, de inmediato, lo primero que teníamos claro era el dolor. Y, para bien o para mal, los dentistas tienen esta connotación, ya que cuando uno piensa en dentistas le viene a la cabeza un ‘ouch’”. 

 

Y es justo esta idea de humanizar a los dentistas y a la idea del dolor lo que hará que el público se cuestione cosas esenciales de su propia vida. Según Stephanie Cayo, los personajes, como los seres humanos en la vida real, “están cada uno tratando de solucionar algo específico de sus vida y la reunión de todos ellos causa una revelación especial y una catarsis”.

 

Por último, cuando se le preguntó a Cuarón qué ve de diferente en su forma de hacer cine en los últimos años, el director respondió que “sobre todo en algunas canitas”. Todo este viaje sobre el dolor le costó a Carlos poder sacar la cinta siete años después de su último largometraje, como ya lo habíamos mencionado, y eso es algo que para bien o para mal, habla de lo difícil que es poder llegar a concebir y concretar una gran idea como Amalgama.

 

publicidad

Te puede interesar