NOTICIAS

8 actores secundarios del cine de Oro que se robaron el protagonismo en sus películas

Estas películas icónicas del Cine de Oro no serían las mismas sin la presencia de estos personajes

Foto: Escena de Escuela de Vagabundos
publicidad

El Cine de Oro nos dio increíbles interpretaciones en pantalla gracias a leyendas de la actuación como María Félix, Pedro Infante, Dolores del Río y muchos más. 

Sin embargo, casi tan importantes como los protagonistas son los actores secundarios que complementaron nuestras películas favoritas de la época, incluso robándose la atención de los actores principales.

Por su sentido, del humor o sus villanías y, por supuesto, su talento histriónico, ellos son algunos de los actores de reparto más importantes del Cine de Oro mexicano…

 

Miguel Inclán en Aventurera (1950)

El villano por excelencia, Miguel Inclán, da vida a Rengo, un trabajador de Rosaura que se encarga de atormentar a Elena (Ninón Sevilla) para que se someta a la voluntad de su nueva jefa y explotadora. 

Sorprendentemente, tiene un cambio de actitud y logra redimirse con la heroína tras todo lo que le hizo pasar. 

 

Jorge Arriaga en Nosotros los Pobres (1948)

Otro de los personajes más odiados del cine mexicano, lo cual habla de la gran habilidad de Arriaga para provocar emociones fuertes con sus papeles. 

Recordemos que “el Tuerto” es el responsable de que Pepe el Toro vaya a la cárcel, resultando en una de las frases más icónicas: “¡Pepe el Toro es inocente!”. Tampoco podemos olvidar sus crímenes en la secuela, Ustedes los Ricos (1948), los cuales nos dejaron con el corazón roto. 

 

Anabel Gutiérrez en Escuela de Vagabundos (1955)

Casi al inicio de su carrera la actriz dio vida a Laura, la hermanita de Susana (Miroslava Stern), quien es el interés amoroso de Pedro Infante en la icónica cinta de comedia que sigue siendo una de las favoritas del público.

Gracias a este rol se ganó un premio Ariel por Mejor Actuación Juvenil, ya que sin duda Gutiérrez es entrañable y muy divertida como la atrevida hermana de la protagonista. 

 

 

Delia Magaña y Amelia Wilhelmy en Ustedes los Ricos (1948)

“La Guayaba” y “La Tostada” son otros personajes inolvidables de la trilogía dirigida por Ismael Rodríguez. 

Ambas actrices logran ponerse en sintonía para traer un alivio cómico en esta película llena de drama. Uno de los momentos más icónicos es la peculiar canción de cuna que le cantan al Torito para tratar de arrullarlo.

 

Miroslava Stern en ¡A Volar Joven! (1947)

Tan solo en el tercer papel de su carrera, la actriz de origen checo logró conquistar al público mexicano, pues en la cinta da vida a la esposa de Cantinflas, con quien se casa por presión de sus padres.

Por si no recordabas, el personaje de Mario Moreno en realidad estaba interesado en Margarita (Carolina Barret), pero con el paso del tiempo logra enamorarse de la tímida joven.

 

Eduardo Arozamena en Enamorada (1946)

María Félix y Pedro Armendáriz protagonizaron uno de los filmes más románticos de la época, pero otro personaje inolvidable es el de Don Joaquín Gómez, quien convence al General de luchar por su amor.

Ganó el Premio Ariel al Mejor Papel Incidental Masculino por este rol.

 

Columba Domínguez en Maclovia (1948)

En uno de sus primeros papeles, Domínguez compartió escena con María Félix y esto no fue fácil, ya que fue su rival en la película y sin duda la joven actriz estuvo a la altura del reto.

Por su gran trabajo, Emilio Fernández le dio un protagónico en Pueblerina (1948) lo cual la catapultó a la fama y cambió el rumbo de su vida para siempre. 

publicidad

Te puede interesar