NOTICIAS

¡A debatir!: ¿Qué opinan dos chicas de Monterrey de ‘Cindy La Regia’?

Desde el vocabulario hasta la actitud de Cindy, indagamos si estas ‘regias’ le hacen honor a su nombre.

Foto: Cassandra Sanchez - Foto de Medios y Media/Getty Images

Si vives en México y sueles ir al cine o por lo menos estar al tanto de la cartelera semanal de estrenos, sabes que Cindy La Regia es una película. Y, sí… le atinaste; se trata de una mujer originaria de Monterrey, Nuevo León, que se llama Cindy. 

 

(Aquí abro un paréntesis geográfico para explicar que en México el mote “regio” o “regia” se refiere únicamente a los nacidos y criados en la capital de ese estado). Sigamos. 

 

Cindy es de San Pedro Garza García, un municipio de Monterrey que en 2018 fue considerado como el más caro de todo el país por tener un ingreso per cápita de USD 60 mil anuales, de acuerdo con la calificadora Fitch Ratings. O sea, tienen mucho dinero. 

 

La película fue estrenada el 24 de enero de este año en la Ciudad de México y en algunos otros cines del país, logrando una taquilla de más de 100 millones de pesos, pues por siete semanas consecutivas ocupó el primer lugar, superando a Parásitos, el filme coreano ganador de seis premios Óscar, incluyendo Mejor Película.

 

Y es que a los mexicanos nos encantan las comedias románticas y Cindy la Regia, desde mi punto de vista, es una propuesta que definitivamente satisface a los consumidores de este género, pues nos muestra a una joven que busca el amor verdadero, lejos de su ciudad, y que en el camino encara una que otra situación chusca que complementa y, por supuesto, vuelve más entretenida a la película. 

 

Hasta ahí, todo bien. No te preocupes, esta no es una nota llena de spoilers, es más bien un ejercicio de reconocimiento cultural. En pocas palabras, sentí una gran curiosidad por saber qué opinaban las mujeres de Monterrey respecto a la película, ya que ni soy regia ni he visitado esa parte del norte de nuestro país. ¿Quién mejor que ellas para opinar al respecto, no?

 

Así que me di a la tarea de rastrear a mujeres que cumplieran con las siguientes características: 

  1. Que fueran originarias y vivieran en Monterrey, y aún mejor, de San Pedro Garza García, el municipio de donde ‘Cindy’ es originaria. 
  2. Que hubieran visto la película, obviamente. 
  3. Que, en la medida de lo posible, tuvieran algunas cosas en común con la protagonista. 

 

Pero al darme cuenta de que lo que yo buscaba eran básicamente clones de ‘Cindy’, cedí un poco con mis parámetros y me concentré en que mínimo tuvieran alguno. Así es como terminé entrevistando a Marión Altamirano y Pamela Alanís, quienes son regias y ya vieron la película. ¡Bingo!

La primera pregunta fue bastante clara: En general, ¿qué opinas de la película en términos de retratar a una mujer regia privilegiada?

 

“Le atinaron en muchas cosas, le dieron en el clavo”. Ambas entrevistadas concordaron en que los rasgos de la protagonista y el círculo social en el que se desenvuelve sí refleja a la sociedad “sampetrina”, dícese de los oriundos de San Pedro Garza García, pero enfatizaron que se trata de una realidad muy específica, pues no todas las personas pertenecen a esa clase socioeconómica. 

 

También resaltaron el vocabulario que utiliza la protagonista, pues a su parecer “es de que tipo sí habla como nosotras que somos de Monterrey. ¿Sacas?” (lo cual se traduciría a “¿me entiendes?”). Salvo por la expresión que siempre usaba Cindy: “¿Sabes cómo?”, la cual, de acuerdo con mis expertas, ya no se usa, pues está pasada de moda. (¡Qué oso!). 

 

“Obviamente no es tal cual así porque pues es una comedia, pero en general la esencia de San Pedro está ahí”, añade Altamirano, quien también se identificó con algunas costumbres proyectadas en la película, como guardar las apariencias, decir que sí al matrimonio, por compromiso y la presión por casarse a cierta edad, aunque está última, de acuerdo con ella, ya está cambiando. 

 

“No es así, hay muchas mujeres aquí que piensan como las mujeres de la Ciudad de México en el sentido de que casarse ya no es una prioridad”, dice Marión. 

En cuanto a la ingenuidad con la que Cindy es plasmada, tanto Marión como Pamela refutan totalmente este rasgo: “No me gustó eso de que la traten como de ‘es de provincia’, ‘pobrecita, no sabe’ o ‘ella vive en su burbuja’”, dice Pamela. 

 

Mientras que Marión complementa la idea asegurando: “No somos tan ingenuos. (…) Temas como el sexo y la homosexualidad son cosas que ya están cambiando. La gente ya está empezando a tirar esos tabúes”. 

 

Finalmente, les pregunté si, de alguna manera, habían sentido un nexo con la regia más famosa del 2020

 

“En cuanto a la cercanía que tiene la película con el mundo regio, yo digo: 100%. Desde el papá que no quiere usar zapatos porque siente que está en pantuflas; usa botas, la sorpresa con la torta de tamal, o sea, sigo sin entenderlo, es masa con masa, también eso de que nos dicen que Monterrey es provincia, tipo es Ciudad. Pero, sí, la siento muy cerca al corazón”, comparte Marión. 

Y Pamela apoya esta opinión, pero me reporta un elemento esencial en la cultura regiomontana que no se vio en la película: ¡La carne asada! Y, en efecto, ¿dónde está esa reunión, que retrata una sana convivencia mientras todos disfrutan de unos deliciosos cortes de carne? “Es algo que siempre hacemos que para mí faltó. Era la cereza del pastel”. 

 

Así que si ya viste la película o no has tenido la oportunidad de hacerlo, por ahora ya tienes una opinión honesta de dos mujeres regiomontanas que quieren que “saques” que aunque es ficción, Cindy hizo un buen trabajo en la pantalla. 

Te puede interesar