NOTICIAS

5 romances raros de películas

De por sí el amor ya es algo extraño, la cosa se pone un poco extravagante cuando un ángel, un vampiro o la propia muerte es la dueña de tus quincenas.

Foto: gizmodo.com
publicidad

Películas de amor hay muchas, a tal punto que podemos terminar con un coma diabético por tanta azúcar, pero esto nos ha dado una gran variedad de romances en la pantalla grande: desde los tiernos y dulces hasta los tormentosos y difíciles, pero la situación se complica cuando la otra persona no es de este mundo o del mismo plano terrenal, tal y como lo hemos podido ver en algunas cintas que nos han presentado algunos romances un tanto peculiares, que la verdad nos encantan. Por este motivo te dejamos el siguiente top de películas que tratan este tipo de amor prohibido murmuran por las calles.

¿Conoces a Joe Black? (Meet Joe Black?, 1998)

Después años de arduo trabajo, el multimillonario Alan Parrish (interpretado por Antony Hopkins) recibe una visita en su casa: a la Muerte en persona (protagonizada por Brad Pitt), quien, casual, después trabajar por eones, decide tomarse unas vacaciones con el nombre de Joe Black, cuyo enigmático y misterioso pero sencillo modo de ser termina por enamorar a la hija del magnate (Claire Forlani); contrario a lo tétrico que nos parezca mantener un romance con la Muerte, la película nos enseña un amor genuino, entregado y dulce, como el primer amor que tenemos todos en algún momento de la vida.

Ghost, la sombra del amor (Ghost, 1990)

Aunque hay chicas que seguro consideran que es algo freaky que tu novio muerto te siga después de muerto, la historia de esta película nos muestra que puede ser todo lo contrario: tras ser asesinado al mero estilo de Martha Wayne (sólo le faltó el collar de perlas), Sam (Patrick Swayze) se queda en forma de fantasma en este mundo para resolver su propia muerte y para cuidar a su novia Molly (Demi Moore), esto con ayuda de Oda May (Whoopi Goldberg), una vidente estafadora que ¡PUM! descubrió que sí tenía ciertas capacidades especiales; al final, la película nos muestra que el amor puede trascender cualquier barrera espacial, temporal o espiritual.

Inframundo (Underworld, 2003)

El romance vampiro-humano es algo que hemos visto desde Drácula hasta Crepúsculo (y sus subsecuentes malas secuelas), esta cinta, además de estar cargada de acción y de armas que todo cazador de vampiros quisiera tener, nos muestra otros amores peculiares como el de los hombres lobo con los humanos, pero el más inesperado de todos es el de Selene (Kate Beckinsale), quien es una vampireza, con Michael (Scott Speedman),  un híbrido entre las dos especies de seres pero que antes de eso fue humano… Toda una mezcolanza. Aunque es un romance muy cliché, las peleas le dan sabor a la cinta.

El hijo del diablo (Little Nicky, 2000)

Porque hasta el Diablo y su hijo tienen su corazoncito, y aunque la película te va a dejar con cara de qué onda al terminar de verla, esta cinta nos muestra la historia de Nicky (Adam Sandler), quien es el hijo bobo y bien portado el mismísimo príncipe de las tinieblas, quien debe subir a la Tierra para mantener el orden de todo lo que conocemos; en el transcurso conoce a Valerie (Patricia Arquette), una chica simplona que se gana el corazón del muchacho, sacando su mejor lado. Aunque no es la película trascendente que merece el cine, nos enseña que siempre hay un roto para un descosido.

Ella (Her, 2013)

Pero no sólo los entes sobrenaturales son todos unos rompecorazones, sino que las computadoras, por más frías que sean, también roban uno que otro suspiro, como pasó en el caso de esta película, en la que vemos como Theodore, después de una ruptura amorosa, se enamora de alguien más, específicamente de su sistema operativo llamado Samantha (Scarlett Johansson), como una Siri pero más pro; hasta que se da cuenta que resultó ser igual de compleja que cualquier otra relación con una persona de carne y hueso.

¿Cuál de todos estos te gustó más?

publicidad

Te puede interesar