NOTICIAS

4 lecciones reales de Treintona, Soltera y Fantástica

La comedia romántica mexicana sigue siendo un clásico vigente por cómo aborda las expectativas de la sociedad

Foto: Videocine
publicidad

La fascinación del público por las comedias románticas es porque en muchos casos –con todo y sus clichés– nos permiten conectarnos de forma ligera con situaciones cotidianas y Treintona, Soltera y Fantástica (2016) no es la excepción.

Esta historia protagonizada por Bárbara Mori sigue siendo vigente porque aborda el concepto típico de ser “el quedado” de una forma genuina con la que seguramente muchos millennials nos podemos identificar.

A cinco años de su estreno, repasamos algunas lecciones que aprendimos después de volver a verla, ahora con ojos de alguien de 30.

No existe el momento perfecto para dar un paso importante

Inés lleva mucho tiempo harta de su relación y, como en todas las buenas comedias románticas, el drama explota en una boda, algo que inmediatamente se lamenta y por poco hace que se retracte de su ruptura.

Afortunadamente, el Sensei la hace entrar en razón y le recuerda que las decisiones no siempre se toman cuando te sientes listo, sino que la vida misma te va orillando a tomarlas. 

Como amigos siempre podemos ser más empáticos

No suele ser mal intencionado, pero muchas veces nuestro afecto por una persona hace que los juzguemos y nos hagamos a la idea de que lo mejor para ellos es lo que nosotros creemos que necesitan.

A Inés le pasó con su familia y hasta con su mejor amiga, algo que incluso las separó por un tiempo, pero lograron superar por el bien de su amistad. 

 

Hay que saber reírse de uno mismo 

Las citas y noche de antro de Inés nos hicieron reír a carcajadas, pero también nos hizo reflexionar que no hay que tomarse tan en serio las cosas, sobre todo cuando no están saliendo como pensamos.

Obviamente es más fácil decirlo que hacerlo, pero sin duda ayuda a no sufrir mientras estás en búsqueda del camino correcto.

 

Nosotros elegimos nuestro final ‘perfecto’

Una agradable sorpresa de la película es que Inés es quien toma la decisión final de perseguir sus sueños sola y eso que sus intereses amorosos parecían estar súper dispuestos a hacerle compañía.

La protagonista por fin se atrevió a perseguir lo que quería y su seguridad es digna de celebrarse.

 

¿Cuál es tu escena favorita de la película?

publicidad

Te puede interesar