Bienvenido

Sé parte de esta gran comunidad de cine en México.

Ingresa los datos y crea una contraseña
Personaliza tu experiencia
¿Ya estás registrado?

La camarista

En su primera película, la directora Lila Avilés sigue la cotidianidad de una camarista de un hotel de lujo, sin caer en la frivolidad, ni en la intrascendencia.

Por: Arantxa Luna Foto: Cine Caníbal 01. Ago. 2019
0

Por La camarista critica

Lo personal es político: el mundo de Eve (Gabriela Cartol) lo es. Absorbida por una jornada laboral que raya en la explotación, Eve traza con parsimonia sus días como camarista en un hotel de lujo. Entre las sábanas blancas, los pasillos alargados y los ventanales solitarios, la directora mexicana Lila Avilés encuadra la vida de su protagonista en su ópera prima: La camarista (2018).

Avilés parte de cierta tendencia en el cine mexicano que encuentra en las historias “pequeñas” un referente para llegar a grandes y significativos relatos. Aunque con el tiempo este estilo que buscó “la diferencia” se ha desgastado para ser ahora el dogma, la directora mexicana lo recupera y revitaliza gracias a sus decisiones detrás de cámara: el minimalismo en los espacios y el respeto en la construcción de su personaje distancian su trabajo de la frivolidad y la intrascendencia a la que se arriesga cualquier producción cuando decide seguir un relato individual.

Cine Caníbal

Lo pequeño es inmenso, lo particular es general, y Eve es precisamente cientos de mujeres que caminan en la adversidad. Conocemos solo algunas cosas a través de llamadas telefónicas que hace desde el hotel a su casa, con diálogos sencillos y situaciones cortas sabemos los elementos básicos para comprender que Eve es una mujer atravesada por distintos factores que nacen desde la clase y el género: madre joven de un niño pequeño que queda al cuidado de una vecina; trabajadora que hace horas extras por el sustento; y mujer que debe regresar a casa por las noches con dos horas de camino de por medio.

Eve es exactamente el personaje que al cine mexicano no le importa o que, en caso de importarle, lo trataría desde la condescendencia: la miseria cinematográfica que no construye relaciones horizontales con sus protagonistas, pero en La camarista, Avilés da un reverso para acompañar (no solo observar) a Eve desde su soledad y las situaciones que la rodean. Su cotidianeidad se abrirá para trazar un quebrantamiento en todas las decisiones que la han definido: su rostro serio mostrará pequeñas sonrisas, un vestido rojo contrastará con la sobriedad de los colores que conoce, en el panorama aparecerá la opción del estudio como vehículo de superación, una huésped amable prometerá un viaje a Argentina con la posibilidad de ganar más dinero y su deseo sexual se manifestará como lo haría en cualquier mujer.

Si su trabajo como camarista consistía en ser invisible, pequeña y silenciosa, todas estas transformaciones desde lo íntimo apelarán a un despertar que devela estructuras de poder más grandes que están latentes en toda la película (desde la clasificación como hotel de lujo, sus huéspedes o el ritmo de trabajo que debe acatar). No es necesaria una confrontación desde su concepción básica, pues es en la sutileza en donde se encuentra un interés ético por situar a la mujer como sinónimo de movimiento y transformación.

Cine Caníbal

La metamorfosis de Eve es una declaración interna y externa de emancipación. Avilés hace que ella sea la estructura pilar dentro y fuera de la ficción, literal y metafóricamente: no es el pretexto y sí la protagonista de su historia. Si bien sus aspiraciones (hacerse cargo del piso 42 del hotel), pequeñas para el privilegio de la otredad, no serán del todo claras en su futuro, sí marcan de manera distinta la percepción que tiene del mundo: la eficacia y la obediencia en su trabajo son sustituidas por una visita al piso 42 que nunca será suyo y en donde, como pocas veces, la cámara de Avilés opta por un plano abierto, liberador ante la claustrofobia en los espacios al interior del hotel.

Sí, lo personal es político: Eve, después de experimentar un ir y venir entre las promesas y la decepción, sale a la calle por la puerta principal después de su jornada de trabajo, este es un acto breve, humano, que no debería ser ajeno a la norma, pero, ante un contexto desigual, lo mínimo es descomunal.

La camarista
México, 2018
Dir. Lila Avilés
Con Gabriela Cartol, Teresa Sánchez
Estreno en México: Julio, 2019
Preestreno: 12 de abril, 2019 (66 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional)

Videos

The Mandalorian trailer
Videos The Mandalorian: Tráiler
bomshell trailer subtitulado
Videos Bombshell: Primer tráiler
Videos Rambo, Last Blood: Tráiler
elite segunda temporada trailer
Videos Élite – Segunda temporada: Tráiler

Te puede interesar

mi amigo enzo critica
Críticas Mi amigo Enzo
había una vez en hollywood critica
Críticas Había una vez en… Hollywood
el juego de las llaves crítica
Críticas El juego de las llaves
mentada de padre critica
Críticas Mentada de padre

Comentarios